miércoles 12/8/20

El incendio de San Andrés evidencia el mal estado del centro de la ciudad

La burocracia y las cortas partidas presupuestarias 
son algunos de los obstáculos para 
rehabilitar
La travesía de San Andrés, donde tuvo lugar el fuego el pasado viernes, amaneció precintada | QUintana
La travesía de San Andrés, donde tuvo lugar el fuego el pasado viernes, amaneció precintada | QUintana

El incendio que el pasado viernes calcinó un edificio abandonado de tres plantas en la travesía de San Andrés volvió a evidenciar un aspecto largamente denunciado, como es el mal estado y el alto número de edificaciones abandonadas en zonas del centro de la ciudad, como las del barrio del Orzán.

Precisamente, este barrio es el que alberga el que se podría denominar como epicentro del abandono, ya que el mayor número de edificios en este estado se encuentran entre el cruce de la rúa Alta con Orzán, la plaza y la calle Vista, Picos y Mariñas y la travesía de la Cormelana.

Pero las incidencias por el deterioro y la antigüedad del mobiliario no atañen solo al centro, ya que este año ya se vivieron episodios similares al de este pasado viernes. En la última semana del pasado mes de enero, los bomberos tenían que acudir a un fuego que se había iniciado en el segundo piso del número ocho de la calle Monforte, que ya llevaba años en un estado ruinoso. Llevaba también tiempo cerrado, aunque aparentemente no en mal estado, el local de calle de la Justicia que ardió también a principios de año y que precisó de un fuerte despliegue de los bomberos.

Rehabilitación

Son muchas las voces que piden que se busquen soluciones, como la rehabilitación, para las edificaciones en mal estado. No solo por el obvio peligro que pueden suponer, como quedó claro con el incendio del viernes, sino también por la mala imagen que dan a los barrios, sobre todo a los turísticos; por problemas, muy denunciados en las últimas semanas, como la okupación; o por el simple hecho de aumentar el parque de vivienda para la ciudad.

Pero en el ámbito de la rehabilitación se achacan varios problemas, tal y como vienen señalando las diversas asociaciones inmobiliarias. El pasado mes de junio, desde la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción (Aproinco), aseguraban que alguno de los principales problemas es que muchas de estas viviendas cuentan con alguna protección, lo que limita las actuaciones que se pueden llevar a cabo en su interior y, al mismo tiempo, apuntaban a que la burocracia, extensa y complicada, hacía que el centro fuera menos atractivo para las constructoras.

A este último respecto también apuntaba esta semana el presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), Benito Iglesias, que la simplificación en los procesos burocráticos era muy necesaria, al tiempo que añadía que las partidas para rehabilitación deben ser cuantiosas.

Rexurbe

En materia de rehabilitación se dio un primer paso en las últimas semanas, al declarar precisamente esta zona, y parte de la Ciudad Vieja, como área Rexurbe, para potenciar esta práctica. Aunque por el momento todavía se están presentando ideas. l

Comentarios