miércoles 20/1/21

La huerta del Ágora desaparecerá debido a la presión urbanística

Por esta zona verde pasará una de las conexiones del nuevo polígono de viviendas de San Pedro de Visma 
Un hombre trabaja en su parcela del ágora | patricia g. fraga
Un hombre trabaja en su parcela del ágora | patricia g. fraga

Frente al centro cívico Ágora se encuentra una de las huertas urbanas de la ciudad, pero no por mucho tiempo: donde ahora crecen verduras y hortalizas se construirá una de las conexiones del nuevo polígono de viviendas de San Pedro de Visma, cuyos trámites están muy adelantados. 

Fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente apuntan a que será necesario su traslado. El plan urbanístico ya está aprobado, pero el movimiento se hará con tiempo para que los usuarios tengan tiempo para trasladar sus parcelas. 

Esta finca, situada frente al centro Ágora y compuesta por 112 fincas, es una de las cuatro municipales existentes en la ciudad, junto con la de Eirís (77), la Torre (en la que se ubican tres entidades sociales) y Novo Mesoiro (29), iniciativas todas ellas puestas en marcha en el anterior mandato, aunque la actual Concejalía de Medio Ambiente está tratando de potenciar esta actividad, muy demanda por los vecinos. 

El principal obstáculo con el que se enfrentan es la falta de terrenos en un municipio tan densamente urbanizado como A Coruña. En barrios enteros como O Castrillón, Monte Alto o Matogrande es imposible encontrar suficiente espacio, así que los técnicos de Medio Ambiente  centran su búsqueda en zonas periféricas como A Silva, Feáns o Mesoiro. En otros puntos, como el valle de San Pedro de Visma, tampoco es posible encontrar terrenos debido a que pertenece a una junta de compensación que piensa urbanizarlo. 

Una de las políticas que se siguen es contactar con particulares que, por edad, no pueden dedicarse a los espacios verdes que tienen, para averiguar si estarían dispuestos a cederlos para cultivos y que los cuiden, librándolos de la maleza. 

La Marea Atlántica ha criticado a Fontán por su tardanza en poner en marcha las huertas urbanas del parque de Oza, listas desde año y medio. Incluso le enviaron unas berzas. Por su parte, la aludida alega que simplemente fue necesario reordenar el funcionamiento para dar cabida a todos los solicitantes y  eliminar aquellos que ya no cuidaban de sus parcelas.

Comentarios