domingo 20.10.2019

La hostelería exigirá que se licite la explotación de las casas regionales

El número de turistas llegados a A Coruña este verano ha sido mayor que el del año pasado. Nadie parece tener duda de algo que se palpa en las calles, pero la línea ascendente en las visitas no ha sido todo lo productiva que esperaban algunos agentes del sector servicios.

Una vez terminadas las fiestas de María Pita el número de turistas se reduce mucho	patricia g. fraga
Una vez terminadas las fiestas de María Pita el número de turistas se reduce mucho patricia g. fraga

El número de turistas llegados a A Coruña este verano ha sido mayor que el del año pasado. Nadie parece tener duda de algo que se palpa en las calles, pero la línea ascendente en las visitas no ha sido todo lo productiva que esperaban algunos agentes del sector servicios. Los hosteleros aseguran que sus “cajas no reflejaron la gente que hubo” debido a la retracción del consumo y lo que consideran “competencia desleal” de las casas regionales. La asociación que los agrupa pedirá explicaciones al Gobierno municipal y solicitará que el año que viene las concesiones salgan a concurso público.
Las terrazas, los bares, las cafeterías y los mesones de la zona centro estuvieron repletos, sí. El presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña,  Héctor Cañete, no lo niega pero asegura que el resultado para los empresarios no está siendo tan positivo como cabría esperar debido a dos competidores: los chiringuitos y el miedo a gastar.
Uno de los “motivos principales” de que los resultados no ayudasen a remontar una temporada bastante mala fue, según subraya, la proliferación de “los oportunistas” estivales.
“Las casetas regionales han hecho el agosto al tiempo que causaban un daño terrible al sector”, concreta Cañete, que defiende que en el ferial que se instala en los Cantones deberían ofrecer “degustaciones gratuitas” en vez de convertir el lugar en una zona de “macrorestaurantes”.

"igualdad de condiciones"
No reniega de este certamen, que cada año es más apreciado por coruñeses y viajeros, sino que solicita que, si siguen actuando como negocios, también compitan como tales “en igualdad de condiciones”.
“Hemos enviado una carta al Ayuntamiento preguntando  cómo se adjudica esto, cuántos metros ocupan, cuánto pagan por la utilización del espacio público y si cumplen la normativa de sanidad porque tenemos derecho a saberlo; nosotros y los ciudadanos”, advierte el presidente de los hosteleros.
En este sentido recuerda que ellos se ven obligados a afrontar las tasas de terrazas mientras que habitualmente las casetas están “exentas” del canon gracias a “su halo de programación de fiestas”.
Los empresarios todavía se molestan más por la existencia de una pulpería dentro del evento, dado que en A Coruña hay establecimientos que ofrecen este producto. “Algunos asociados me preguntan si se pueden presentar para llevar este espacio”, comenta Cañete, además de la organización.
Por ello avisa de que de cara al año próximo pedirán que “se haga una licitación abierta a todos los hosteleros de la ciudad”. Así abogan por el concurso público para aportar “transparencia” a unos negocios que también se quedan con los cruceristas.

retracción del gasto
No obstante, a la vista de lo ocurrido, y de lo que sigue pasando en estos últimos días de agosto, el representante achaca otra parte del problema a la existencia de “mucho retraimiento en el consumo porque la gente tiene miedo”. “Ahora se conforman con el picoteo antes de ir a restaurantes”, lamenta.  
Si bien es cierto que algunos negocios hicieron buenas cajas, en la mayoría los consumidores redujeron a la mínima expresión sus peticiones al camarero. “Es cierto que hubo mayor afluencia pero en vez de dos cubatas la gente se tomaba un café toda la tarde y, así, está lleno todo el tiempo pero sin ventas”, zanja.

Comentarios