miércoles 23/9/20

Hércules de Armamento abrirá la selección de personal en ocho días

En ocho días, la empresa que ocupará la Fábrica de Armas abrirá el proceso de selección para completar una plantilla que en 2015 alcanzará los 155 trabajadores. Ante el arranque de la actividad, el alcalde les pedía sensibilidad hacia los exempleados que han dejado su vida en el proyecto y con el grupo IFFE, del que se podría recuperar carga de trabajo. De momento, cuentan con el compromiso de ocho firmas.

El alcalde se reunió ayer con los representantes de la empresa
El alcalde se reunió ayer con los representantes de la empresa

Hércules de Armamento abrirá su proceso de selección de personal en ocho días con entrevistas y recepción de perfiles, aunque a día de hoy ya disponen de 400 perfiles de aspirantes encima de la mesa. Uno de los responsables de la firma, Ramón Mejuto, aseguraba que partirán de cero, teniendo en cuenta la experiencia de los que trabajaban hasta hace poco en la Fábrica de Armas, pero sin excluir al resto de la ciudad. En este sentido, Carlos Negreira pedía a la empresa sensibilidad hacia todos los que han participado en el proceso, tanto al grupo IFFE, del que se podría aprovechar la carga de trabajo que tenían apalabrada, como de los exempleados, que “han dejado parte de su vida activa y profesional en el proyecto”.
Por su parte, el portavoz de Hércules de Armamento abría una puerta al diálogo con la otra candidata al concurso para obtener un retorno del esfuerzo económico y comercial que realizó para conseguir estos encargos. La concesionaria cuenta hasta el momento con el compromiso de ocho empresas y pretende recuperar una escuela de formación donde colaborarán la Universidad y otras entidades y en la que los contratados se especilizarán en oficios complicados de encontrar actualmente como tiradores o enderezadores. La idea es que la plantilla llegue a las 155 personas en 2015 y a 200, en 2016, sin contar con los empleos indirectos que genere la nave.
Otro de los representantes, Juán Gómez Rey, destacaba la parte comercial de lo que “nacerá, se venderá y se desarrollará en A Coruña”, a diferencia de General Dynamics, que “hacía lo que le demandaba su central”. La independencia al no trabajar para terceros traerá consigo, según Gómez, un margen que “garantizará la estabilidad financiera de la factoría”. Tras la reunión, Negreira hablaba de 300.000 metros cuadrados al servicio de la industria como “el kilómetro cero de la innovación del siglo XXI”, tal y como han plasmado en documentos urbanísticos y en Coruña Futura. n

Comentarios