martes 29/9/20

El grafiti de la “Marineda Soñada” de Lugrís amanece lleno de pintadas

Faltaban los últimos remaches para que la “Marineda” que un día soñó Lugrís en forma de mural mirase firme a quien lo observase paseando por la plaza de Pontevedra.

La idea es que sean los propios alumnos los que se impliquen en su puesta a punto	patricia g. fraga
La idea es que sean los propios alumnos los que se impliquen en su puesta a punto patricia g. fraga

Faltaban los últimos remaches para que la “Marineda” que un día soñó Lugrís en forma de mural mirase firme a quien lo observase paseando por la plaza de Pontevedra. En eso estaban trabajando el grafitero Kse y un grupo de alumnos del Eusebio da Guarda, que voluntariamente se introdujeron en la técnica del spray para condensar la magia del surrealista en uno de los muros del edificio donde estudian teoremas. Sin embargo, otro grafitero dejó ayer su sello por encima de la marina de Lugrís. 
La composición de edificios alargados que promovieron las asociaciones In Nave Civitas y O Mural para reivindicar la importancia de su pincel apareció llena de pintadas en su parte derecha. Desde O Mural, uno de sus miembros contó que fue la directora del instituto la que les mandó la foto y que están mirando como arreglarlo. En principio, el Eusebio da Guarda colaborará también en su puesta a punto y serán los propios estudiantes los que lo repararán: “A idea do grafiti gustou moito e teñen pensado que Kse faga cos rapaces máis dentro do patio”. De esta forma, los adolescentes tomarán conciencia ciudadana “na clase de plástica ou noutra distinta, non sei”. El caso es que desde la asociación señalan que “nada é irremediable. Neste caso, é cuestión de cartos”, añade, porque la pieza está en la calle, respira, y “se a xente non a quere respetar, non podemos facer nada”. 
“La marineda soñada” se presentó el pasado día 17 dentro de los actos que prepararon ambas entidades para celebrar el séptimo Día Lugrís. Para pintarla, Kse y su equipo de jóvenes talentos usaron los colores planos que Lugrís escogió de la paleta para mostrar en la plaza de Pontevedra la perspectiva del que mira desde el puerto y ve a la ciudad.
La versión en grafiti de esta estampa onírica fue instalada en un lugar de paso con el objetivo de seguir llamando la atención sobre un patrimonio que a día de hoy está, en muchos casos, a la intemperie y sin los cuidados de mantenimiento que requiere. Precisamente, Abanca presentará esta mañana el Lugrís “Vista de A Coruña 1669”, que hasta unas semanas descansó en la calle Real. Ahora lo hace en la oficina que la entidad financiera tiene en Los Olmos. Allí recibirá las atenciones precisas para que los coruñeses puedan seguir disfrutándolo. Junto al mural, descansarán otras piezas que Abanca tiene de Lugrís. Más allá de esta, existen otras repartidas por la ciudad en estado de coma. n

Comentarios