jueves 22/10/20

La fuente de Santa Catalina se descontrola y empapa a los peatones de San Andrés

La fuerza de los chorros, que normalmente trazan un corto arco sobre la lámina de agua de la fuente, llamó la atención de los transeúntes, que los compararon con aspersores

Copia de Copia de El Ideal Gallego-2017-10-18-009-2b79a154
Los chorros de agua que comenzó a arrojar la histórica fuente bañaron toda la zona | javier alborés

Durante la mañana de ayer se registró un incidente en la plaza de Santa Catalina, donde los chorros de agua de la fuente de Neptuno parecieron descontrolarse y lanzaron agua a presión en todas direcciones, obligando a los vecinos a apartarse para evitar resultar empapados.

La fuerza de los chorros, que normalmente trazan un corto arco sobre la lámina de agua de la fuente, llamó la atención de los transeúntes, que los compararon con aspersores. Enseguida se formaron charcos de agua sobre el firme de la plaza y la acera de San Andrés, empapando prácticamente todo los tres chorros a varios metros a la redonda. Hasta que se consiguió regular el flujo del líquido se hizo imposible pasar por la plaza, por lo menos sin pegarse a las paredes, para no arriesgarse a recibir un remojón.

Tampoco nadie se pudo sentar en los bancos de piedra y madera que rodean el monumento decimonónico hasta que se pudo volver a la presión normal, sin que llegara a conocerse la razón de la anomalía. Pasada ya media mañana, la plaza quedó con la sensación de que allí había caído un chaparrón.

La fuente de Neptuno es todo un símbolo: se trata de la más antigua de la ciudad coruñesa, anterior incluso a la de la Fama, que también se encuentra en San Andrés, y goza de la ventaja de que, al revés que la segunda, no ha sido mutilada por el vandalismo. La fuente fue diseñada por Juan Pascual de Mena en 1782, y ejecutada por Fernando Domínguez Romay en 1791.

Comentarios