miércoles 25/11/20

La falta de limpieza tras la Nochevieja provoca protestas de vecinos y comerciantes

La basura acumulada en Nochevieja fue tal que los servicios de limpieza no dieron abasto y la recogida no finalizó hasta la mañana de ayer: se calcula que con respecto al año anterior fueron 24 toneladas

La plaza del Africano fue uno de los lugares que acogió botellones de fin de año	quintana
La plaza del Africano fue uno de los lugares que acogió botellones de fin de año quintana

La basura acumulada en Nochevieja fue tal que los servicios de limpieza no dieron abasto y la recogida no finalizó hasta la mañana de ayer: se calcula que con respecto al año anterior fueron 24 toneladas de desperdicios más las que tuvieron que recoger los empleados de la empresa concesionaria del servicio de limpieza, Cespa. Más trabajo para los servicios de limpieza y más molestias para vecinos y comerciantes de varias zonas de la ciudad, que ayer se encontraron botellas, vasos, confeti y cristales rotos.
La plaza del africano, la calle del Orzán o la explanada de las Esclavas mostraban a las claras que habían acogido concentraciones de chicos y chicas que, aunque vestidas de lo más elegantes para la ocasión, hicieron gala del comportamiento que suele darse cuando se suman multitudes y alcohol en grandes cantidades.
Los operarios de Cespa señalan que, el buen tiempo empeoró la situación porque, aunque el frío dominó toda la noche, tampoco hizo acto de presencia la lluvia, así que los jóvenes pudieron alargar la noche hasta bien entrada la mañana. Sobre todo, en los jardines de Méndez Núñez, que habitualmente acogen los botellones los fines de semana. “Fuimos por la mañana el domingo y aquello estaba lleno de chicos”, aseguran.

El Botellón se prolongó
De hecho, el botellón no finalizó el domingo hasta las cuatro de la tarde, momento en el que hasta los más recalcitrantes juerguistas abandonar los bancos de los jardines para dirigirse hacia su casa, dejando tras de sí el testimonio de una noche de borrachera: bolsas de plástico, cristales rotos y envases vacíos.
La tendencia de los últimos años es ascendente: solo en 2015, se recogieron 471 toneladas de basura, un 3,4% más que en 2014.
La mayor parte de los desperdicios (en torno a un 75%) son inorgánicos, mientras que el resto es orgánico, aunque hay un pequeño porcentaje de papel y cartón y uno aún menor bajo el capítulo de “desperdicios voluminosos”.
Para retirar todo este material de la calles, la Concejalía de Medio Ambiente pone en marcha cada año un dispositivo especial de limpieza que se suma al que realiza cada día Cespa y desde el Gobierno local aseguran que no hubo ninguna variación este año. Eso significa que, para las 25 rutas de recogida, informó la concejalía, se sumaron 12 camiones para los residuos orgánicos e inorgánicos y un camión grúa para el papel y cartón durante la noche y otro por la mañana. Además, se reforzó el servicio con 30 peones más.
En cuanto a la limpieza viaria, se incrementó el servicio con 2 barredoras, 2 baldeadoras y 2 aljibes, así como con el trabajo de 17 peones más y 12 camiones más que normalmente en el dispositivo de refuerzo de día 2. Sin embargo, la presencia de jóvenes hasta tan tarde obligó a mantener el dispositivo de refuerzo durante el día de ayer, de manera que los últimos desperdicios se retiraron por la mañana.

Comentarios