lunes 3/8/20

Evacuan un centro de día con treinta y nueve octogenarios por un incendio eléctrico

Un fuego de origen eléctrico obligó a evacuar el centro de día de Cáritas situado en la calle Belén, en  el barrio de la Sagrada Familia. Según la propia entidad, 39 jubilados con edades que rondaban los ochenta años tuvieron que salir a la calle después de que el humo comenzara a filtrarse por el local de Cáritas.

El fuego se inició en el cuarto de contadores de la comunidad  del 166 de la ronda de Outeiro	javier alborés
El fuego se inició en el cuarto de contadores de la comunidad del 166 de la ronda de Outeiro javier alborés

Un fuego de origen eléctrico obligó a evacuar el centro de día de Cáritas situado en la calle Belén, en  el barrio de la Sagrada Familia. Según la propia entidad, 39 jubilados con edades que rondaban los ochenta años tuvieron que salir a la calle después de que el humo comenzara a filtrarse por el local de Cáritas, cuya sala de estar se encuentra en la comunidad de vecinos, en el número 166 de la ronda de Outeiro. 
El edificio está situado muy cerca de la confluencia con la avenida de Arteixo. Los bomberos descubrieron que el foco del incendio se encontraba en el cuarto de contadores, donde se había producido un cortocircuito que dejó todo el edificio sin electricidad. El humo, negro y denso, producido por la combustión de plástico, se abrió paso enseguida por el primer piso y comenzó a inundar el centro de día, haciendo cundir la alarma.

sin heridos
En cuanto se dio cuenta de lo que ocurría, el personal de Cáritas  (en ese momento se producía el cambio de turno, así que había el doble de lo normal) condujo a los jubilados al exterior, donde permanecieron mientras los bomberos se encargaban de sofocar el fuego, sin que fuera necesaria la asistencia médica para ninguno de ellos. Después de acabar con las llamas, se solicitó la presencia de los técnicos de mantenimiento de Cobra para realizar las reparaciones. 
Mientras tanto, los cuidadores trataban de localizar a los familiares de las personas mayores para que se los llevaran a casa, pero el proceso era muy lento. Los responsables se estaban planteando distribuirlos entre otros centros de día cuando los bomberos anunciaron que habían conseguido despejar el humo, a las tres de la tarde. El resto de la jornada, la pasaron contactando con los familiares de los mayores. n

Comentarios