sábado 16/1/21

Un encapuchado con escopeta se encara con dos mujeres y se lleva el bolso de una de ellas

La primera de sus víctimas estaba wasapeando en el coche cuando vio al atracador apuntándole de frente con una escopeta: “No era una pistola, sino lo que se usa para cazar”. No lo pensó dos veces y pisó el embrague para arrancar el coche, pero los nervios la traicionaron y “se me caló”, explicó.

Los hechos tuvieron lugar en López Cortón y el parking del Coliseo | pedro puig
Los hechos tuvieron lugar en López Cortón y el parking del Coliseo | pedro puig

La primera de sus víctimas estaba wasapeando en el coche cuando vio al atracador apuntándole de frente con una escopeta: “No era una pistola, sino lo que se usa para cazar”. No lo pensó dos veces y pisó el embrague para arrancar el coche, pero los nervios la traicionaron y “se me caló”, explicó.
Eran las siete y veinte de la tarde y venía de hacer compras en el Espacio Coruña, pero antes de salir de la ciudad quiso comunicarse con su padre y aparcó un momento el coche en la calle de José Pascual López Cortón, lo justo para recibir “un susto de muerte”.
Al parecer, el asaltante intentó abrir el vehículo sin éxito porque tenía el seguro puesto así que trató de romper la ventanilla con el arma. Tampoco fue capaz porque entonces la mujer logró encender el coche y escapó: “Me dio un ataque de ansiedad terrible”.
Aun así, consiguió salir de A Coruña porque “tenía mucho miedo a que me siguiera”. Del hombre encapuchado poco se acuerda: “Era alto y delgado y por la complexión parecía joven”. Dos horas después, la Policía le confirmó que no fue la única. Al no conseguir nada de su víctima, el hombre volvió a intentarlo a pocos metros, en el parking cubierto del Coliseo.
Fuentes policiales aseguran que el delincuente le mostró la escopeta de nuevo a una señora que estaba con su pareja y que le lanzó el bolso. En su interior guardaba 60 euros. Acto seguido, el hombre se montó en un Ford Escort de color azul oscuro. Sin embargo, al cierre de esta edición, no había trascendido si el atracador ya estaba detenido.
En el hipermercado Carrefour, los policías recabaron datos de los testimonios directos, que auxiliaron a la mujer. Según uno de ellos, el aparcamiento donde sucedieron los hechos carecen de cámaras.

Comentarios