sábado 24/10/20

Enaire apura los plazos para elegir un sistema de ayuda al aterrizaje en Alvedro antes del verano

El gestor de la navegación aérea de España, Enaire, ha acelerado el ritmo de trabajo para cumplir con el plazo que se marcó en febrero para comenzar en abril los estudios sobre el terreno

Técnicos de Enaire realizan un estudio sobre el terreno estos días
Técnicos de Enaire realizan un estudio sobre el terreno estos días

El gestor de la navegación aérea de España, Enaire, ha acelerado el ritmo de trabajo para cumplir con el plazo que se marcó en febrero para comenzar en abril los estudios sobre el terreno de las distintas propuestas de solución para facilitar el aterrizaje en Alvedro tanto por la cabecera norte como por la sur. Los datos que deberían llegar antes son los de la cabecera norte o 21 –la que se emplea de forma habitual– por lo que la esperanza es que antes del verano haya información suficiente como para decidir si se rebaja el umbral de decisión.

El grupo de trabajo que formaron Enaire, AENA, AESA (la Agencia Española de Seguridad Aérea), la Dirección General de Aviación Civil y las compañías con presencia en el aeropuerto coruñés acordó que lo adecuado para reducir el número de desvíos por niebla en la cabecera más empleada por los aviones es bajar el punto en el que el piloto toma la decisión de aterrizar o frustrar esa operación, es decir, ajustar la toma de decisión todo lo que sea posible.

En la alternativa propuesta en contraposición con los parámetros actuales los técnicos apostaron por reducir el punto marcándolo por un radioaltímetro, de manera que los desvíos no se decidan de forma arbitraria. “El valor de esta reducción no es en sí la cantidad resultante, sino que esta resulta determinante en muchos vuelos”, explicaban fuentes de Enaire el pasado febrero.


Es la investigación de las posibilidades que tiene esa opción la que va más avanzada. “Se están realizando pruebas de vuelo, que tendrán sus resultados antes del verano de 2018 para tomar una decisión”, indicaron ayer las mismas. Si los resultados de los estudios que están desarrollando los expertos son favorables, la nueva maniobra podría estar operativa antes de que acabe este año.
Las soluciones para la cabecera 03, la más próxima al Monte Xalo, aún tardarán en llegar, aunque esta pista es secundaria porque solo se hace obligado su uso cuando el viento impide operar por la principal. Después de poner sobre la mesa hasta tres sistemas de ayuda al aterrizaje diferente, muchos de ellos pioneros, finalmente se está experimentando con una maniobra basada en información vía satélite.

Esta es “más compleja y requiere un mayor periodo de pruebas y validación por lo que no estará operativa hasta el primer trimestre del 2019” en el caso de que todos estén conformes.

Comentarios