domingo 27/9/20

El decano de los abogados mediará con los expropiados del Ofimático

El Ayuntamiento ha delegado en el decano del Colegio de Abogados, Antonio Platas, la función de “facilitador”, para que medie entre el gobierno local y las familias expropiadas 

los expropiados llegan al registro municipal	pedro puig
los expropiados llegan al registro municipal pedro puig

El Ayuntamiento ha delegado en el decano del Colegio de Abogados, Antonio Platas, la función de “facilitador”, para que medie entre el gobierno local y las familias expropiadas que aún residen en los terrenos del Parque Ofimático. Así lo anunció ayer el alcalde, Carlos Negreira, que aseguró: “Estamos trabajando de forma seria y rigurosa y poniendo soluciones”. El primer edil se había reunido con los afectados a principios de mes y les había prometido a los expropiados un trato individualizado. Según las cuentas municipales, todavía hay quince casos pendiente de solución después de que se les expropiaran sus casas y se les entregaran órdenes de desalojo.
Precisamente, los expropiados habían acudido una hora antes de este anuncio al registro municipal a solicitar una nueva entrevista con el alcalde porque llevaban más de una semana sin noticias y se enteraron poco después de la novedad. “A nosotros nos parece bien, porque significa que se mueven y porque sabemos que el señor Platas es alguien de prestigio. Ahora esperamos que nos llame”, comentó uno de los expropiados. En los últimos días, habían recibido cartas del Ayuntamiento en las que les ofrecían viviendas en alquiler, algo que rechazan. “Nosotros somos propietarios, si el Ayuntamiento nos va a echar de nuestras casas, entonces lo que deberían hacer es darnos otra: casa por casa, es lo único que pedimos”, insistían.
No es la primera vez que los vecinos del Ofimático rechazan una propuesta de alquiler municipal. En marzo de este mismo año se reunieron con el responsable de Urbanismo, Martín Fernández Prado, les había ofrecido la posibilidad de entregar los terrenos con los que se les había compensando por la expropiación a cambio de una vivienda en propiedad, oferta que aceptaron pero fue retirada. “Esta es aún peor, porque ni siquiera hay permuta”, se quejó un afectado.
 En la última reunión a la que asistió con ellos, hace dos semanas, el alcalde les tranquilizó explicándoles que podían pasar meses antes de que se ejecutaran las órdenes de desalojo, plazo suficiente para encontrar una solución. Sin embargo, una de las obras para que licitó el permiso corresponde a la parcela Z-25. Stop Desahucios, cuyos miembros acompañaron a los expropiados ayer al registro municipal, señalan que en ese terreno se encuentra la casa de un jubilado de 86 años, que fue el primero en recibir la orden de desalojo, hace ya más de un año.

Comentarios