Domingo 20.01.2019

El Ayuntamiento tala dos árboles centenarios de Méndez Núñez por peligro de desplome

Dos árboles centenarios que adornaban los jardines de Méndez Núñez fueron talados ayer ante el peligro de que una de sus ramas se desplomara e hiriera a algún transeúnte.

 Los operarios cortaron un álamo y un magnolio situados cerca del estanque	quintana
Los operarios cortaron un álamo y un magnolio situados cerca del estanque quintana

Dos árboles centenarios que adornaban los jardines de Méndez Núñez fueron talados ayer ante el peligro de que una de sus ramas se desplomara e hiriera a algún transeúnte. Se trata de un magnolio y un álamo que presentaban, según explicaron desde María Pita, una fractura en el tronco y la rama principal malformada, además de corteza fracturada y copas en decadencia con hojas escasas. Sin embargo, su diagnóstico fue rebatido por dos expertos, que aseguran que los dos árboles, valorados en unos 65.000 euros, se encontraban en buen estado de salud.

Uno de estos expertos, el botánico Antonio Prunell –autor de varios libros sobre los jardines de Méndez Núñez–, estuvo en el lugar durante la tala y pudo constatar el buen estado de ambos ejemplares.

Su colega Carlos Franco, ingeniero forestal, con el que colaboró en el informe realizado en 2002 sobre los árboles de la ciudad, manifestó ayer su sorpresa por la decisión del departamento de Jardines del Ayuntamiento: “No hay ninguna razón por la que cortar esos árboles a menos que se quiera despejar el lugar para hacer sitio al haya que está al lado”. Sin embargo, el alcalde, Carlos Negreira, aseguró que estaban “caducos” y que se sustituirían por árboles de “igual porte”.

Posteriormente, se aclaró que eso no significa que se vaya a plantar en ese punto otros dos árboles iguales, por la sencilla razón de que miden unos quince metros de alto, y que los ejemplares que se venden en viveros de mayor tamaño no sobrepasan los tres metros, como explicó el propio Franco. Lo que quería decir el alcalde, según el Ayuntamiento, es que los técnicos de jardines decidirán qué nuevos árboles ocuparán el lugar de los que han sido talados.  

una simple poda

El ingeniero forestal lamentó la pérdida que supone para la ciudad que se haya acabado con dos árboles que son casi centenarios: “Para tener que cortarlos habría sido necesario un daño estructural grande, pero es normal que un árbol de esa edad presente grietas en el tronco o que las ramas más grandes se sequen: es una poda natural. Lo único que hace falta es que se corte una parte” .

A pesar de esta pérdida, A Coruña puede enorgullecerse todavía de alojar algunos ejemplares vegetales notables, la mayoría en jardines, que solo acogen 4.000 plantas de este tipo. Precisamente los más valiosos se encuentran en los jardines de Méndez Núñez, a escasos metros de los talados ayer. Normalmente crecen en forma de arbustos, pero estos han desarrollado unos troncos que los convierten en árboles valorados en más de 300.000 euros.

Comentarios