Martes 20.11.2018

La EDAR de Bens inaugura un proyecto pionero para la producción de biometano

La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Bens inauguró ayer una Unidad Mixta de Investigación que producirá gas renovable y que servirá para desarrollar un proyecto pionero a nivel nacional.

Durante la inauguración de la Unidad Mixta de Investigación se presentó el autobús que se moverá con el biometano generado en la depuradora | quintana
Durante la inauguración de la Unidad Mixta de Investigación se presentó el autobús que se moverá con el biometano generado en la depuradora | quintana


La iniciativa consiste en aprovechar el biogás que se produce de manera natural en los procesos de depuración de la materia orgánica en la planta depuradora para producir 60 metros cúbicos de biometano por hora, aunque la capacidad se estima que puede alcanzar los 450 cada sesenta minutos.

Este biometano resultante del proceso ya tiene destino final. El objetivo es contribuir con la movilidad sostenible y por ello se empleará en hacer circular un autobús metropolitano que conecta los ayuntamientos de A Coruña, Cambre, Oleiros y Culleredo. Además, también servirá para impulsar las furgonetas propias de la estación depuradora así como los vehículos que utilizan las Mulleres Colleiteiras que se encargan del reciclaje del aceite usado.

El conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, fue un poco más allá durante la inauguración y avanzó que esta iniciativa podría llegar a cubrirse las necesidades energéticas de cerca de 2.800 viviendas y de generar combustible para abastecer una flota de 3.000 turismos o de más de 60 autobuses urbanos.

La colaboración entre la Xunta, Naturgy y EnergyLab, quienes financiaron el proyecto con 2,2 millones de euros, y la EDAR de Bens, a la que pertenecen los ayuntamientos de A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros, permitió que esta instalación sea la primera en todo el país que realiza este tipo de proyecto y una de las pocas que lo han hecho en Europa. De hecho, este marco de colaboración entre varios actores fue uno de los aspectos destacados por todas las partes involucradas.

Visiones
Francisco Conde destacó durante la inauguración que el proyecto tendrá un “triple impacto”. Uno de estos será en el ámbito “económico” ya que el uso del gas renovable supone “aforro de custos” por mejorar la eficiencia energética. También tendrá un efecto ambiental porque se aumentará “a porcentaxe de enerxía procedente de fontes renovables”. El tercer impacto será de carácter social porque contribuirá a hacer “as cidades máis limpas”.

Por su parte, el alcalde, Xulio Ferreiro, puso de relieve la importancia que las ciudades deben tener a la hora de combatir el cambio climático mediante la “búsqueda de solucións”, como es el ejemplo de la unidad mixta de la EDAR de Bens. “É un exemplo real, útil, verde e circular de como unha liña estratéxica da economía da cidade entrelaza coa loita contra o cambio climático”, dijo. El regidor también destacó que este proyecto “pioneiro” engloba áreas como la “innovación, o medio ambiente ou a área metropolitana”.

El director general de la EDAR, Carlos Lamora, también explicó que la puesta en marcha de esta iniciativa supone un gran avance para las instalaciones. La modernización de la planta a través de proyectos como este, dijo, es fruto de que siguen “soñando” con nuevas medidas que contribuyan a ello. También relató que el “respaldo” de las diferentes administraciones es imprescindible para que estas ideas puedan convertirse en realidad.

Sector energético
El responsable de Nuevos Negocios de Naturgy, José Ramón Freire, explicó que esta iniciativa tiene “un gran futuro” y que estos proyectos son los que contribuyen a “recuperar el equilibrio” entre el hombre y el planeta después de años en los que el ser humano ha empeorado las condiciones del lugar en el que vive.

En el acto también participó el presidente de EnergyLab, Manuel Fernández Pellicer, quien considera que “los centros tecnológicos deben formar parte de ecosistemas de innovación” y que en Galicia hay tres tipos de residuos que se podrían tratar para convertirlos en gas renovable: los producidos por las depuradoras como la de Bens, los purines de las granjas y los excesos que se generan de biomasa.

Comentarios