martes 1/12/20

Detienen a un cuarto okupa por las protestas de la Comandancia

En solo unas horas fue detenido y puesto en libertad uno de los participantes en los disturbios que siguieron a la toma de la Comandancia de Obras por parte de la Policía Local, el 23 de mayo mientras

Los antisistema se manifestaron ante los Nuevos Juzgados en apoyo de su compañero detenido | pedro puig
Los antisistema se manifestaron ante los Nuevos Juzgados en apoyo de su compañero detenido | pedro puig

En solo unas horas fue detenido y puesto en libertad uno de los participantes en los disturbios que siguieron a la toma de la Comandancia de Obras por parte de la Policía Local, el 23 de mayo mientras sus compañeros se manifestaban ante los Nuevos Juzgados. Según fuentes judiciales, fue la Policía Nacional la que llevó a cabo el arresto en plena tarde, sin que mediara orden judicial como investigado por los delitos de atentado contra la autoridad y desórdenes públicos. El dictamen partió del juzgado de instrucción número tres, cuya titular dictó su puesta en libertad .
Este juzgado es el que lleva los casos relacionados con los disturbios del día 23, y que ya se elevan a cuatro. El primero fue el mismo día de los altercados, aunque por la tarde: antidisturbios de la Policía Nacional lo detuvieron en cuanto se dispersaron los manifestantes que habían estado protestando frente a la Comandancia de Obras que durante más de un año había sido el Centro Social Okupado (CSO) A Insumisa.
Pero el caso que provocó más reacción por parte del movimiento okupa fue el arresto de otros dos miembros cercanos el martes de la semana pasada, uno por amenazas, que fue puesto en libertad, y otro que acabó en Teixeiro por atentado contra la autoridad, desórdenes y, lo más importante, sedición, un delito añadido por el fiscal a los anteriores cargos.
Conflicto municipal
Las detenciones habían sido posibles gracias a un informe redactado por al Policía Local que describía cómo los sospechosos habían golpeado a los agentes que custodiaban la entrada al recinto. Sin embargo, el Ayuntamiento quiso desvincularse inmediatamente de una acusación tan “desproporcionada” como la de sedición y emitió un comunicado en el que aseguraba que no había presentado identificaciones ni denuncias.
El alcalde tuvo que reconocer dos días después que no había sido exactamente así: uno de los manifestantes sí había sido identificado. Aquello provocó malestar entre la Policía Local y el alcalde se escudó en los nervios y la tensión producidos por las amenazas provenientes del movimiento okupa que han tenido que soportar varios concejales, muchos de ellos antiguos okupas. Con este arresto, el conflicto continúa tras la puesta en libertad el lunes del presunto sedicioso, tras pagar una fianza de 6.000 euros.

Comentarios