sábado 07.12.2019

El derribo del viaducto y la renovación de la ronda de Nelle tendrá cuatro fases

El Ayuntamiento adjudica una actuación que espera que comience después de la Navidad
El plazo estimado para el desarrollo de las obras es de doce meses | patricia g. fraga
El plazo estimado para el desarrollo de las obras es de doce meses | patricia g. fraga

El Gobierno local adjudicó a Arias Infraestructuras la obra de derribo del viaducto de la ronda de Nelle, una actuación que está prevista que se desarrolle a lo largo de doce meses y está dividida en cuatro fases. Esta empresa resultó ganadora de un proceso en el que se presentaron otras cuatro ofertas y tras obtener la mejor valoración técnica. El precio de la eliminación de esta estructura y la reurbanización del cruce de la ronda de Nelle con la avenida de Finisterre será de poco más de un millón de euros si no surgen contratiempos.

La previsión es que los trabajos comiencen después de que haya pasado la Navidad y con una duración de un año. El proyecto de la adjudicataria divide en cuatro grandes fases una obra que servirá para dar respuesta a una demanda vecinal histórica.

El proceso de licitación se inició hace seis meses y desde Contratación señalan que quien “ha desatascado esto es el gobierno que lidera Inés Rey”, gestionando una tramitación de calado.

FASES DE LA OBRA
A ELIMINACIÓN DEL PUENTE Y TRASLADO DE PIEZAS B FIRMES Y SEÑALIZACIÓN PARA LA APERTURA AL TRÁFICO C URBANIZACIÓN DE ZONAS PEATONALES EN LA CALLE D PAVIMENTACIÓN FINAL Y SEÑALIZACIÓN DEFINITIVA

La primera de las cuatro fases tendrá una duración de un mes y medio. Consistirá en la segmentación del viaducto y su traslado mediante transportes especiales. Se realizará tras una fase de trabajos previos.

Una vez que de la ronda de Nelle desaparezca el viaducto, una de las primeras tareas será permitir que el tráfico continúe sin grandes cambios y para ello se incorporará señalización provisional. Duración estimada: tres semanas.

Será la más larga de las fases, con una duración aproximada de siete meses. Para disminuir el impacto sobre los peatones, se dividirá en otras cuatro subfases de manera que se vayan acometiendo las obras por zonas.

La última parte de la actuación, y con una duración estimada en dos semanas, consistirá en la pavimentación final del cruce. Además, también servirá para la colocación definitiva de la señalización que regulará la zona.

       

 

Trabajos previos

A falta de que se formalice el contrato, algo que se hará en las próximas semanas, todo está listo para que la empresa comience con los trabajos previos, que servirán para dar inicio a la “fase A” después de las fiestas. Esta primera parte será la del derribo del viaducto, que se hará por medio de dos grúas que irán desmontando las partes de la estructura que se vayan cortando. La previsión es que esta fase inicial dure un mes y medio, por lo que en los primeros días de marzo debería haber desaparecido el viaducto por completo.

A continuación será el turno de los trabajos en firmes y semaforización para la apertura al tráfico de manera provisional. La duración de esta parte se estima en tres semanas, siendo la más corta de todas.  La tercera fase es la de mayor duración y es la destinada a la urbanización de las aceras en la ronda de Nelle y que está planificada en cuatro subfases para “disminuir el impacto en el tránsito peatonal de la zona”. De esta manera, los trabajos se abordarán en cada uno de los laterales de la ronda a uno y otro lado de la avenida de Finisterre.

La fase final, con una duración estimada de dos semanas, estará destinada a los trabajos finales de firmes, incluido el fresado y la señalización definitiva. A pesar de la complejidad de los trabajos incluidos en esta actuación, durante la primera de las fases no está previsto que se corte el tráfico en la ronda de Nelle ya que se dejarán libres los carriles laterales. Sí será necesario cortar algunos días en la avenida de Finisterre. Durante todo el desarrollo de las obras se habilitarán desvíos provisionales para causar la menor afección posible al tráfico.

Una vez que esté lista la nueva configuración del cruce entre la ronda de Nelle y la avenida de Finisterre, habrá algunos cambios con respecto a la situación actual. Por ejemplo, se suprimirán los giros a la izquierda desde la ronda hacia la avenida y el cruce entre ambas arterias estará regulado por semáforos. Lo que no variará será el mantenimiento de cuatro carriles de circulación, dos en cada sentido, en la ronda. Otra de las novedades será la creación de un carril bici por el margen impar de la ronda de Nelle durante el tramo que será reurbanizado y que estará separado del tráfico.

Además de los cambios para los vehículos, algunas de las principales modificaciones llegarán en las áreas peatonales. La ampliación del ancho de las aceras, la colocación de arbolado y la instalación de aparcamientos para bicicletas serán algunas de las novedades que se incorporen a la ronda de Nelle. Este es uno de los principales objetivos del proyecto, además de eliminar el viaducto, dotar a los peatones de un espacio más grande y accesible ante las limitaciones que hay actualmente.

Comentarios