martes 20/10/20

Denuncian que la Marea abandona la obra de la plaza de San Pablo

El Ayuntamiento parece haber abandonado a los vecinos de la plaza de San Pablo a su suerte con la rehabilitación de la infraestructura a medio hacer. Al menos así lo entienden los residentes en el entorno que ayer denunciaron que los operarios no han vuelto a aparecer y que las obras llevan por lo menos 15 días totalmente paradas.

La también conocida como plaza de Recife está vallada parcialmente y hay alcantarillas sin tapar | quintana
La también conocida como plaza de Recife está vallada parcialmente y hay alcantarillas sin tapar | quintana

El Ayuntamiento parece haber abandonado a los vecinos de la plaza de San Pablo a su suerte con la rehabilitación de la infraestructura a medio hacer. Al menos así lo entienden los residentes en el entorno que ayer denunciaron que los operarios no han vuelto a aparecer y que las obras llevan por lo menos 15 días totalmente paradas. En el estado actual ni las actuaciones avanzan ni los niños pueden disfrutar del parque infantil y, además, las vallas dificultan la libre circulación de los peatones.
La Concejalía de Regeneración Urbana se había comprometido el pasado mes de abril a efectuar una gran reforma de la plaza de San Pablo –también conocida como de Recife– para reformular esta zona de esparcimiento ciudadano. Sin embargo, del compromiso que mostró el concejal Xiao Varela asegurando que querían “dar cumprimento ás necesidades veciñais de mellora deste espacio e dos equipamentos existentes, das súas dotacións e da calidade dos seus usos” se ha pasado al abandono.
Muchos coruñeses que residen o frecuentan la zona denunciaron ayer de forma pública que los trabajos de reurbanización que había contratado el Gobierno local hace unas semanas llevan 15 días parados sin que nadie les haya dado ningún tipo de explicación al respecto. 
Aunque en estos últimos dos días el tiempo fue inestable, los afectados no contemplan que el mal tiempo sea la razón de que las cuadrillas ya no estén en el lugar, dado que las jornadas anteriores fueron muy buenas y, en consecuencia, propicias para realizar obras de exterior.
Sin parque ni suelo
Los vecinos se quejaron a grandes rasgos de la paralización del compromiso con la plaza, pero también detallaron algunos de los problemas que se encuentran ahora en su día a día. 
El parón que sufren las actuaciones no ha implicado la retirada de los elementos que estaban utilizando los obreros para restringir el acceso de los coruñeses a determinadas zonas. Así, la población del barrio se quejó de que se han marchado con todo “a medio asfaltar” y ayer acumuló charcos. Asimismo, criticaron que los operarios hayan dejado las alcantarillas “sin tapar” y una parte de las vallas desplegadas. Otras están apiladas en los macizos ajardinados, al igual que sucede con los bloques de cemento y los palés de madera. 
El malestar es mayor, si cabe, porque lo primero que se retiró fue el parque infantil y ahora –sin finalizar la renovación y ampliación del espacio reservado a los juegos– los niños y sus familias tienen que desplazarse a otros barrios para disfrutar del ocio. Lo más peculiar es que desde Rexeneración Urbana destacaban este como el cambio estrella. l

Comentarios