miércoles 21/10/20

La crisis del consumo varía las prioridades a la hora de alquilar locales para albergar nuevos negocios

La crisis que ha afectado al país durante los últimos años y el retraimiento del consumo que continúa notándose en A Coruña han cambiado por completo los hábitos de los empresarios a la hora de alquiler un local para abrir un negocio. Los expertos destacan

La pizzería de la plaza de Lugo es un gran exponente del aprovechamiento del espacio	javier alborés
La pizzería de la plaza de Lugo es un gran exponente del aprovechamiento del espacio javier alborés

La crisis que ha afectado al país durante los últimos años y el retraimiento del consumo que continúa notándose en A Coruña han cambiado por completo los hábitos de los empresarios a la hora de alquiler un local para abrir un negocio. Los expertos destacan que el tamaño de los mismos ha pasado a un segundo plano porque la principal preocupación es la cuota que demanda el propietario. Esto ha llevado a la proliferación de establecimientos de distinto tipo en espacios muy reducidos.
En zonas como la avenida de Oza –antigua General Sanjurjo– o Ciudad Escolar las tiendas y oficinas con pocos metros cuadrados ya convivían desde hace muchos años con otros negocios de tamaño normal. Sin embargo, la falta de un repunte en el consumo y la necesidad de los emprendedores de ajustar al máximo los gastos para obtener beneficios ha extendido esa práctica de crear propuestas en espacios reducidos a toda la ciudad. Aunque la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) no nota que la tendencia sea alarmante, lo cierto es que el Colegio de Administradores de Fincas de Galicia (con sede principal en A Coruña) sí ha detectado el cambio de rumbo en las peticiones de los arrendatarios.
“Están demandado locales pequeños en algunas zonas como la plaza de Lugo, porque es el entorno que mejor está funcionando”, reflexiona la vicepresidenta de la entidad colegial, Carmela Lavandeira. Lo que ocurre es que a esta tendencia de que importe más la ubicación que la cantidad de metros cuadrados, se ha unido con fuerza que ahora las prioridades sean, más que nunca, económicas.
“Antes te pedían un local por los metros cuadrados pero ahora te lo piden por el precio y se adaptan al espacio disponible”, asegura Lavandeira. En su opinión pasa un poco como en las viviendas, porque las necesidades han cambiado y los inmuebles antes amplios hoy han pasado a ser mucho más pequeños.
La experta insiste en que lo que más se pregunta es por bajos disponibles por una determinada renta mensual de la que no se debe pasar. “Ahora no importan tanto los metros porque se ha eliminado eso de tener mucho stock en el comercio”, destaca.
Por ejemplo, cuenta que hay algunas mueblerías que tienen ejemplos contados y luego venden por catálogo y sobre pedido para “evitar pérdidas” que sí podrían surgir adelantando la compra como antaño. A esto se suma que las oficinas de profesionales liberales no necesitan demasiado margen de movimiento.

Comentarios