domingo 29.03.2020

Costas quiere despejar la mayor parte del poblado de A Pasaxe este mismo año

El organismo público marcó gran parte del terreno de dominio marítimo-terrestre usando bloques de cemento
La Policía Local, al fondo, durante la operación del miércoles, en la que se instalaron por primera vez los bloques de cemento de Demarcación de Costas | quintana
La Policía Local, al fondo, durante la operación del miércoles, en la que se instalaron por primera vez los bloques de cemento de Demarcación de Costas | quintana

La actuación de miércoles pasado en el poblado de la Conservera Celta, en la que se derribaron cinco chabolas (tres de ellas vacías) podría marcar un antes y un después para este núcleo chabolista. Fuentes municipales señalan que Demarcación de Costas, que administra estos terrenos públicos, desea “liberar” la mayor cantidad posible antes de que acabe el año, para preparar la zona de cara al gran proyecto urbanístico que permitirá conectar este tramo de la ría de O Burgo con el litoral de la ciudad, dando continuidad al paseo fluvial que existe al otro lado del puente de A Pasaxe. Desde Demarcación de Costas  señalan que esta entidad y el Ayuntamiento, “colaboran para dar un impulso muy importante al desalojo durante este año”.

17 FAMILIAS
subsisten todavía en el poblado de la Conservera Celta a la espera de que el Ayuntamiento les ofrezca una solución de realojo

Dicha colaboración se explicitó el miércoles en al colocación de grandes bloques de cementos que señalan varias porciones del poblado como propiedad de Demarcación de Costas y que cercan las chabolas de las 17 familias chabolistas que aún subsisten en el núcleo de infraviviendas, convirtiéndose en un constante recordatorio de la voluntad de la administración pública de seguir adelante con sus planes. De esta manera, puede decirse que el fin del poblado de la Conservera Celta vendrá de la mano del desarrollo urbanístico, igual que el fin del poblado de Penamoa lo decidió el proyecto de la Tercera Ronda.

30 AÑOS
o más llevan viviendo allí los afectados, por lo que la ley les reconoce el derecho de posesión

Desde 2018

No es ninguna sorpresa. Hace más de dos años, el 13 de diciembre de 2018, el poblado de A Pasaxe vivió una tensa reunión de los chabolistas con el jefe de Demarcación de Costas, Rafael Eimil, y el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, que se personaron en el lugar para advertirles de lo que estaba ocurriendo. Varela había pedido personalmente al responsable de Costas que acudiera allí para explicarles a los afectados que una sentencia del Tribunal Supremo había dictaminado que el terreno sobre el que se asientan sus galpones es de dominio marítimo-terrestre y debe destinarse a uso público. Anteriormente existía una concesión perpetua para su uso industrial, pero dicha concesión fue anulada. Eimil les recalcó entonces que urgía encontrar una solución.

Derecho de posesión

Fue precisamente a partir de esta visita cuando algunos chabolistas, particularmente las familias Barrul y Romero, decidieron buscar consejo legal. Su abogado, Hugo Pastoriza, manifestó ayer sus dudas respecto a que se respetara el procedimiento legal en la demolición: en contra de lo que sostiene el Ayuntamiento, una de las chabolas estaba habitada y sus habitantes, que no fueron realojados, tuvieron que salir a toda prisa a las siete de la mañana. “Se han vertido mentiras, se les dijo que perdieron un juicio y que lo perdieron y no se nos notificó”, señaló Pastoriza, que recalcó que sus clientes disfrutan de un derecho de posesión reconocido legalmente al haber vivido allí más de 30 años y que están empadronados.

7 AFECTADOS
fueron realojados ayer (tres de ellos, menores de corta edad) en pisos de alquiler que son subvencionados por el Ayuntamiento

Pastoriza recalca que pidió hace semanas una reunión con la concejala de Bienestar Social, Yoya Neira, para tratar de buscar una salida al conflicto con un realojo adecuado, y todavía no ha recibido respuesta. Y señala otra infracción de las autoridades:  los bloques que puso Costas para señalar la demarcación marítimo terrestre no pueden impedir el acceso a las zonas que siguen habitadas y se colocaron piedras en sitios donde impiden el paso. “El derecho de posesión implica derecho de acceso”, advierte.

Comentarios