Martes 26.03.2019

Dos coruñeses reciben premios de la Academia Científica por sus avances

Adrián Pérez creó una solución ágil de cálculo y Alejandro Sánchez redujo la metástasis de colon con su equipo

Adrián Pérez leerá la semana que viene su tesis doctoral, que trata sobre los cálculos matemáticos a gran escala
Adrián Pérez leerá la semana que viene su tesis doctoral, que trata sobre los cálculos matemáticos a gran escala

Comenzó a investigar hace seis años y hoy los resultados son proyecto fin de carrera, tesis doctoral y también premio porque Adrián Pérez, del Grupo de Arquitectura de Computadores de la Facultad de Informática, fue distinguido ayer con el galardón para investigadores jóvenes que otorga la Real Academia Galega das Ciencias. Su mérito se basa en la creación de una herramienta que va más rápida que las demás y reduce en el tiempo los cálculos matemáticos a gran escala. 

El experto explica que más que una conclusión, su trabajo es un apoyo para los investigadores, no solo los informáticos, también los físicos, biólogos o químicos que pueden ser ágiles a la hora de dar pasos hacia delante en la medicina personalizada, seguridad en la red, simulaciones para comprender el cosmos o en la conducción de vehículos autónomos: “Todos estos cálculos facíanse por ordenador, pero agora se aproveita a potencia de cálculo que teñen as tarxetas gráficas para acelerar o tempo que leva a computación deses cálculos”. Así que el coruñés cuenta que con la solución, se puede predecir la evolución de un cáncer en cuestión de horas, cuando antes llevaba un mes. La suya supera a otras que pueblan el mercado con algoritmos propios y sacándole más partido a las características de las tarjetas gráficas. Tiene 28 años y la semana que viene leerá la tesis. Su avance está accesible a toda la comunidad científica: “Calquera pode descargalo”

Adrián no es el único coruñés con trofeo. Alejandro Sánchez lidera el grupo de la Universidad de Santiago junto con Inés Fernández galardonado con el premio de Investigación. Pertenecen al departamento de Farmacología, Farmacia y Tecnología Farmacéutica y tardaron solo tres años en comprobar cómo las nanopartículas asociadas a un tipo de molécula activa son capaces de reducir la metástasis del cáncer de colon en el hígado hasta en un 80% . 

Antes consiguieron mejorar la agudeza visual y retardar la degeneración de la retina en una enfermedad bastante conocida como la retinitis pigmentosa, que no tiene cura, y también lo aplicaron con éxito en la vacuna de la meningitis. En el ámbito oncológico, la tecnología está patentada y hay una empresa interesada, “la hemos transferido a Agrenvec” porque lo importante es que tenga una salida, “si no de nada vale que funcione”.

Comentarios