jueves 26/11/20

Los coruñeses llenan las urgencias del Hospital y vacían el stock de las farmacias debido al pico de gripe

La gran incidencia del pico de la gripe en la ciudad y su comarca llena casi a partes iguales las urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) y las farmacias

Algunas farmacias han tenido que reponer el stock de antigripales | javier alborés
Algunas farmacias han tenido que reponer el stock de antigripales | javier alborés

La gran incidencia del pico de la gripe en la ciudad y su comarca llena casi a partes iguales las urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) y las farmacias, que no cejan en sus atenciones. Incluso el Hospital San Rafael atiende a más personas. Antes de que se produzca un colapso irremediable desde el centro sanitario público recomiendan pasar antes por Atención Primaria.
“Estamos en la parte más alta de la onda de gripe, que va por ondas epidémicas”. Así resume la doctora María José Pereiro, jefa de servicio de Medicina Preventiva, la situación que se está detectando a nivel sanitario en el Chuac. El ascenso de la incidencia en la población se nota especialmente desde hace tres semanas, contando la actual. Por ejemplo, la semana pasada el servicio de Urgencias del hospital atendió a unas 460 personas por este motivo, un número mucho más elevado de lo habitual. Esto hace complicado atender “de forma ágil” aunque se intente.
Lo curioso es que la solicitud de atención por parte de los pacientes crece a pesar de que también lo hace la concienciación con las campañas de vacunación. Una de las causas parece ser que los coruñeses acuden al hospital sin pasar antes por Atención Primaria o sin tener factores de riesgo que a priori compliquen su estado gripal.

Paso previo
En este sentido, Pereiro asegura que las Urgencias continúan desarrollando su trabajo habitual y pide que de “forma prioritaria” se acuda a los centros de salud, para así “poder garantizar la mejor atención posible” tanto a los enfermos de gripe como a aquellas personas que sufren otras dolencias o accidentes.
Incluso hay muchos casos en los que es completamente normal esperar tres días en casa aunque se tengan febrículas y malestar. Parece que sería momento de ir “si el paciente lleva más de cuatro o cinco días” sin que baje la fiebre o cambie su situación basal, lo que le impida respirar con normalidad e, incluso, le dé un tono más azulado a la piel.
Si bien es cierto que los contagios suelen coincidir con la época en la que más bajan las temperaturas, la doctora Pereiro asegura que “de forma científica no está comprobada” la relación. Lo que sí sucede es que complica situaciones basales malas que ya sufren algunos individuos.

Entre 30 y 50 años
En este sentido, la vicepresidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña, Marga Muñoz, reflexiona comentando que los aires acondicionados de los trabajos y los cambios de temperatura no son buenos compañeros. Lo dice después de que estos días “haya más dispensación de antigripales, jarabes para la tos y la mucosidad y de que la gente se queje de la garganta o consulte mucho más”.
La gripe y el resfriado parecen lo mismo pero son distintos virus, dice la farmacéutica, que puntualiza que lo que más está afectando esta temporada es la gripe. Esta puede ir acompañada de “fiebre más alta, escalofríos, dolor de cabeza y muscular...” y los medicamentos consiguen paliar de alguna manera esos síntomas.
Muñoz coincide con la jefa de Medicina Preventiva del Chuac al asegurar que cada vez se vacuna una parte más importante de la población de riesgo, desde personas mayores a niños pasando por sanitarios y asmáticos.
Por ello, quizá el perfil mayoritario que están viendo pasar por sus despachos estos días es de gente “de entre 30 y 50 años”. No obstante, también tiene salida algún jarabe infantil y hay casos en los que el stock general de fármacos para estas patologías se ha tenido que reponer.