jueves 22/10/20

Un conductor se estrella contra dos farolas en Alfonso Molina para luego darse a la fuga

Alfonso Molina volvió a ser ayer el escenario de una aparatosa salida de vía que recordó al accidente fatal del día 11, en el que murió un adolescente de dieciséis años.

Los daños eran visibles todavía una vez retirado el vehículo en la zona verde |quintana
Los daños eran visibles todavía una vez retirado el vehículo en la zona verde |quintana

Alfonso Molina volvió a ser ayer el escenario de una aparatosa salida de vía que recordó al accidente fatal del día 11, en el que murió un adolescente de dieciséis años. En esta ocasión no hubo que lamentar víctimas: de hecho, el conductor del turismo que chocó contra dos farolas cuando circulaba en dirección entrada a la ciudad poco antes de Las Pajaritas salió ileso del choque. Cuando llegó al lugar de los hechos la primera patrulla de la Policía Local, no estaba en el interior de vehículo siniestrado, pero apareció en la comisaría horas después.
Dada la ausencia del conductor, la unidad de Atestados todavía está tratando de determinar las causas de la salida de vía pero de lo que no cabe duda es de que fue muy violenta: no solo arrancó de cuajo dos farolas, sino también un cartel publicitario y varios árboles o arbustos de la zona ajardinada, según confirmaron fuentes de la Policía Local.


Hasta las diez de la mañana
Los destrozos provocados obligaron a cortar al tráfico dos de los carriles de entrada, aunque no llegó a provocarse un atasco al tratarse de un día festivo con escasa circulación. Fue a las nueve y, a las nueve y media, ambos carriles estaban despejados, aunque el desvío, que también se vio afectado por las farolas derribadas, no se abrió hasta las diez de la mañana, según los cálculos de la Policía Local.
Mientras tanto, los agentes de Atestados revisaban el interior del vehículo. La matrícula les permitió identificar enseguida a su ausente propietario, pero este no apareció hasta primera hora de la tarde, en las dependencias de la Policía Local en Monte Alto y, por tanto, hasta esa hora no se le pudo practicar el test de alcoholemia y que habría sido un factor que añadir a un posible exceso de velocidad.
En desvíos
El accidente de ayer evoca el del día once porque también se trató de una salida de vía de madrugada en dirección entrada a la altura de un desvío. De hecho, el Mini Cooper volcó en la siguiente salida. A día de hoy, tres de los cuatro jóvenes que la madrugada del martes resultaron heridos abandonaron la UCI. La cuarta, una joven de 20 años, tuvo que ser sometida a varias operaciones debido a la gravedad de sus heridas en una pierna.
Se sabe que el siniestro se debió a un extraño volantazo que quedó recogido por las cámaras de tráfico, de manera que la investigación se centra en conocer sus causas. Ya fueron interrogados, que se sepa, los dos varones supervivientes, ambos mayores de edad, pero todavía se ignora si también lo ha sido una de las jóvenes, menor de edad, que hasta hace poco no sabía que había fallecido su amigo.

Comentarios