lunes 24.02.2020

Los comerciantes y vecinos rechazan que la Marea rebaje la envergadura del plan para la intermodal

En A Sardiñeira y Os Mallos esperaban un proyecto ambicioso que permitiese reactivar todo el entorno

La parte trasera de la estación, donde estacionan las furgonetas de Correos, iba a ser tapada por una plaza  | javier alborés
La parte trasera de la estación, donde estacionan las furgonetas de Correos, iba a ser tapada por una plaza | javier alborés

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade licitó hace unas semanas el contrato para la redacción de un nuevo proyecto para la estación intermodal de A Coruña después de que, según la propia Xunta, el Ayuntamiento le impusiese desarrollar un plan menos ambicioso en relación al que habían pactado anteriormente. Ante este nuevo cambio de planes, los vecinos y comerciantes de Os Mallos cuyas asociaciones también abarcan parte de A Sardiñeira muestran su malestar por la decisión del Gobierno local de la Marea y critican que la reurbanización no vaya a tener la envergadura prevista porque eso mantendrá la zona con el mismo letargo que hasta ahora. 

Hasta hace alrededor de un año el proyecto para construir la intermodal de la ciudad iba a incluir una gran edificación en la actual instalación ferroviaria de San Cristóbal y una profunda reurbanización del entorno, incluyendo una plaza para tapar de alguna manera el desnivel desde la avenida de A Sardiñeira. 

Sin embargo, tras meses de disputas entre el Ayuntamiento y la Xunta por la exigencia del primero de que se hiciera un proyecto más pequeño –y menos costoso–, la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade acabó claudicando y, después de conseguir cerrar el acuerdo que existía anteriormente con una empresa, licitó hace unos días la redacción de un nuevo plan tal y como quería Marea Atlántica. Sin embargo, el nuevo paso que se ha dado no satisface en absoluto a los comerciantes y vecinos de A Sardiñeira y Os Mallos, que esperaban que la obra trajese consigo un cambio palpable en el entorno. 

“Cruzamos los dedos cada vez que se cambiar porque fijo que va a peor”, reconoce el presidente de la Asociación de Comerciantes Distrito Mallos, José Salgado, que critica que “con cada proyecto que se hace le van quitando cosas” a un plan que originalmente les parecía bueno. 

Mucho tiempo de espera
Salgado y sus compañeros se lamentan también de que, entre cruces de acusaciones de las distintas administraciones públicas, “hace más de diez años que estamos esperando y es muy importante para Coruña, para Os Mallos es fundamental”. Los empresarios no quieren que solo se haga una explanada para los autobuses y un área de estacionamiento, sino que siempre quisieron una infraestructura que supusiera “un cambio creando un conjunto harmónico” en los barrios. 

Pese a que aseguran que el Ayuntamiento es consciente de ello, no se les ha escuchado. Ni siquiera cuando defendieron –y lo siguen haciendo– que si se crease una plaza o se reurbanizasen los alrededores de San Cristóbal se “reavivaba” seguro A Sardiñeira y también el otro lado de la ronda de Outeiro. 

“A Sardiñeira está totalmente muerta, tiene aceras estrechas, bajos pequeñitos, está sin iluminación y el cambio reactivaría todo”, afirma Salgado, que no tiene muchas expectativas en el cambio impuesto por el Gobierno local y que, además, vuelve a retrasar en el tiempo la instalación.

Sin una agrupación vecinal que haya trascendido, son también los de Os Mallos los que ven mal esta variación de criterio. “Sería importante contar con una plaza porque siempre es interesante tener zonas verdes y hacer más aparcamiento porque es muy complicado estacionar con doble fila e, incluso, triple fila”, destaca un miembro de la ejecutiva del colectivo. Por ello, apostarían por un proyecto integral que sirviese para “descongestionar el tráfico” y hacer atractivos los alrededores. Pero según ellos ya llevan “unos 22 años” escuchando hablar del tema a los políticos sin que se hayan producido avances.

Comentarios