sábado 16/1/21

El cofre del tesoro ganará presencia

No es una sucursal cualquiera. Independiente y con una arquitectura firme y decidida, el Banco de España se cubrirá de andamios para recibir un chequeo en su parte exterior.

El edificio destaca por su robustez en Durán Loriga	quintana
El edificio destaca por su robustez en Durán Loriga quintana

No es una sucursal cualquiera. Independiente y con una arquitectura firme y decidida, el Banco de España se cubrirá de andamios para recibir un chequeo en su parte exterior. La reforma fue aprobada por la junta de gobierno, que le dio visto bueno a la concesión de la licencia para que el servicio de mantenimiento de la entidad bancaria refuerce su presencia. El número 16 de Durán Loriga estará en obras doce meses durante los que se eliminará el altillo y se recuperará la cubierta plana para que se pueda visualizar el elemento exterior de cubrimiento de la escalera.
En este sentido, desde el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG), el presidente de la delegación coruñesa, Roberto Costas, comenta que aunque el bloque no es espectacular, sí responde a una forma de hacer de 1.927, cuando fue construido, y años posteriores en los que imperaba la robustez de los materiales.
La que da cambio en monedas de todo el planeta llama la atención por su fidelidad a la simetría: “Habrá gente que le guste y otra a la que no, pero el edificio está bien compuesto”. Hija de José Astiz, de gran reputación, el arquitecto sembró su estilo en distintas sedes del Banco de España repartidas por el país. Costas recuerda que la criatura está protegida por el plan especial del centro histórico: “Tiene una catalogación integral, por lo que deberán respetar los materiales y las cubiertas originales”. No se podrá alterar lo fundamental de un inmueble de 90 años de vida.
Por su parte, el arquitecto Celestino García Braña celebra la restauración: “En términos generales, es una buena estrategia y el edificio forma parte de la historia coruñesa”. Testimonio de un tiempo, el contenedor del Banco de España es un símbolo plantado sobre el mismo asfalto donde respiran muchos de su especie, ninguno con tanta ampulosidad. De raza austera, se concibe en el espacio como una pieza acabada en sí misma.
El COAG la define en su guía como “rotunda, absoluta e inexpugnable”, quizás en esa idea de reforzar los tesoros que tiene en sus entrañas. En 1934 obtuvo un primer lavado de Romualdo de Madariaga y recientemente, en 2014, se sustituyó la carpintería exterior del patio interior y los paramentos de la fachada.
El Banco de España tiene un año de plazo para darle cuerda a la institución que recuerda el despegue económico de la ciudad.

Comentarios