El claustro aprueba la gestión de la Universidad en un año con reajuste de departamentos

El rector, Julio Abalde, destacó el plan de racionalización, los convenios y la transferencia dada 
en investigación

El claustro aprueba la gestión de la Universidad en un año con reajuste de departamentos
Vista general del campus de Elviña | patricia g. fraga
Vista general del campus de Elviña | patricia g. fraga

La Universidad consiguió sacar adelante ayer la memoria de gestión de 2017 sin ningún voto en contra a pesar de que el pasado ejercicio fue un año de cambios en la institución académica coruñesa. Antes de que los miembros del claustro dieran su veredicto (con 53 votos a favor y 16 abstenciones) el rector, Julio Abalde, recalcó que uno de los compromisos pendientes para el año era aplicar un plan de racionalización de infraestructuras que se estrenó sin problemas. 
En concreto, una de las acciones que marcaron 2017 en la UDC fue la reconversión de la estructura departamental pasando de 43 unidades a 26 nuevos departamentos que permitan “eficiencia e axilidade”. Estas áreas controlan los 37 grados y 51 máster, pero pronto gestionarán la incorporación de nuevas titulaciones. 
Abalde subrayó en su discurso que está pactado con la Xunta que entre 2017 y 2021 se integren cinco nuevos grados en la oferta formativa. Los primeros serán el de Paisaxe, “primeiro de carácter interuniversitario galego”, y el de Xestión Industrial da Moda, “pioneiro no sistema universitario español”, que ya estarán disponibles para el próximo curso. 
Como también se pretende que lo esté la residencia universitaria Elvira Bao, la única pública con la que contará la Universidad gracias a la colaboración de la Diputación y el Ayuntamiento, y que en este momento sigue en obras. Estas mismas instituciones, dijo el rector, están trabajando en la reforma de la pista de atletismo del complejo deportivo de Elviña cuyo estado había suscitado algunas quejas. 

Convenios y cátedras
Sin embargo, el máximo representante de la UDC no se olvidó de la transferencia de conocimiento a las empresas y a la sociedad en general. Ante el claustro explicó que en 2017 se firmaron 738 convenios, la mayoría de los cuáles permitieron que los alumnos tuvieran la posibilidad de hacer prácticas laborales.
Las cátedras institucionales y los convenios para becas patrocinados por Inditex, Banco Santander y la ONCE, entre otras instituciones, consiguieron consolidarse. Aunque el futuro pasa por dar más pasos hacia la “internacionalización”, no falta el interés por la “transferencia de investigación e da tecnoloxía de investigación ao tecido industrial”. Se estima que en esta vertiente se firmaron 217 acuerdos y,  en paralelo, se concedieron 18 patentes, algunas de las cuáles son de licencias de software. 
En esto puede haber tenido influencia el hecho de que se captaran cerca de ocho millones de recursos externos para la investigación o la colaboración de la Secretaría Xeral de Universidades a través de ayudas públicas. 
En lo relativo a las matrículas, Abalde reconoció que en 2017 hubo un “leve descenso” de los grados al quedarse en 13.772 nuevos estudiantes; en máster y doctorados subieron.