domingo 23.02.2020

El Chuac califica de “altamente improbable” la llegada de algún caso de coronavirus a la ciudad

Profesionales del hospital diseñaron ya un protocolo asistencial ante cualquier sospecha
El jefe del servicio de enfermedades infecciosas, Enrique Míguez, en la charla en el Ágora | pedro puig
El jefe del servicio de enfermedades infecciosas, Enrique Míguez, en la charla en el Ágora | pedro puig

El alarmismo surgido desde el pasado mes de diciembre con el coronavirus de Wuhan ha provocado muchos miedos y dudas, aspectos que ayer quiso despejar el jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Chuac, Enrique Míguez, en el centro Ágora.

Partiendo de su bajo índice de mortalidad, cifrado en un 4 o 5% de los pacientes hospitalizados, el doctor quiso hacer un llamamiento a la tranquilidad, justo un día después de que circulase por Whatsapp un bulo alertando sobre un posible caso de coronavirus (Covid-19) en el hospital coruñés. “Alarmar a la población no tiene ninguna lógica, hay que actuar con coherencia”, destacó.

Así, el especialista asegura que en el hospital ya se ha mantenido la pertinente reunión en la que se estableció el protocolo a seguir en caso de que llegase un paciente infectado, diseñando incluso el ascensor por el que tendría que subir o el espacio que ocuparía para no interferir con otros enfermos. “El protocolo asistencial está totalmente diseñado, independientemente de que es altamente improbable de que venga”, señala en relación a la enfermedad.

Así, la intención es que cada profesional sepa cómo hay que actuar desde el primer momento en el que entre un paciente sospechoso por cualquier vía.

Enrique Míguez quiere destacar que las medidas clásicas como la cuarentena, la cual se está llevando a cabo con los contagiados en todo el mundo –unos 45.000, la inmensa mayoría en China– han demostrado ser las más eficaces. “A dos metros de distancia no hay posibilidad de transmisión y a un metro tampoco debería”, señala.

Aunque el coronavirus puede recordar a la alerta surgida hace unos años con la gripe A, Míguez asegura que esta causó aún una mayor alarma pero “demostramos que los hospitales y la medicina valen para algo”.

Comentarios