miércoles 21/10/20

El chaparrón del sábado fue el más intenso de los registrados en los últimos trece años

Dos días después, la ciudad sigue recuperándose de las secuelas de la inundación del sábado que fue provocada por el chaparrón más intenso que ha caído en A Coruña

La bibliotecaria extrajo más de quince cubos de agua  de las dependencias, pero las librerías no se vieron afectadas | quintana
La bibliotecaria extrajo más de quince cubos de agua de las dependencias, pero las librerías no se vieron afectadas | quintana

Dos días después, la ciudad sigue recuperándose de las secuelas de la inundación del sábado que fue provocada por el chaparrón más intenso que ha caído en A Coruña en los últimos trece años, según los datos de la Agencia Española de Meteorología. Sus pluviómetros recogieron 18,2 litros por metro cuadrado en solo media hora, aunque solo dos horas antes, los instrumentos situados en el dique de abrigo habían medido una cantidad similar. Combinada con la pleamar, la lluvia provocó inundaciones por toda la ciudad, y los bomberos tuvieron que acudir ayer a achicar el agua acumulada en los sótanos de un edificio en Linares Rivas y en el edificio del Consulado, en Panaderas.
Las inundaciones afectaron a locales comerciales, de hostelería o parkings subterráneos. El de Los Cantones, por ejemplo, tuvo que bombear agua durante más de un día de su segundo nivel. “A situación vivida este fin de semana foi realmente excepcional dada a cantidade de auga caída o que, unido á situación de preamar, evitou o desaugue normalizado”, señaló el concejal de Empleo, Alberto Lema, que descartó que la falta de mantenimiento en las infraestructuras de recogida de pluviales hubiera sido un factor: “A rede de saneamento e as estacións de bombeo funcionaron correctamente”.
Mientras tanto, los bomberos ayer se encargaban de achicar el agua acumulada en el hueco del ascensor del edificio del Consulado, que alberga la sede de la Real Academia Galega de Belas Artes. En el entresuelo, la bibliotecaria, María Correa, señaló que todo el suelo estaba lleno de agua cuando acudió, ya el sábado. Limpiaron todo lo que pudieron con escobones pero ayer todavía había sacado más de quince cubos: “El nivel subió 20 centímetros, pero no afectó a nada importante”.
No fue el único fondo que resultó afectado. El personal que se encarga del archivo de la Audiencia Provincial descubrió al acudir a su trabajo ayer que montones de expedientes se habían convertido en papel mojado: todos empapadas y esparcidos por el sótano de la Fábrica de Tabacos debido a la inundación. Dos empleadas hicieron lo posible por organizar y limpiar los expedientes.
Ante esta situación, la Xunta puso en marcha un dispositivo de refuerzo que hiciera frente a los daños. Se desplazaron técnicos de mantenimiento y se procedió a la retirada de agua acumulada, comprobando que los sistemas informáticos funcionaban para que al comienzo de la semana no se registrasen incidencias. Ayer acudió la xefa territorial da Consellería de Xustiza, María Barreiro, que supervisó la limpieza y recuperación del material. Se estableció un dispositivo de refuerzo con cuatro archiveros que se dedicarán a trabajar en el edifico hasta que se recupere todo el material afectado, para lo que será necesario trasladarlo a otra sala. También se solicitaron deshumidifcadores industriales para secar la zona y que llegarán durante el día de hoy. l

Comentarios