Jueves 13.12.2018

O Castrillón concentra el mayor número de aprehensiones de droga de este año

La Policía Nacional reconoce que el barrio tiene una “idiosincrasia” que permanece desde hace tiempo

Los vecinos vigilan y fotografían desde sus casas las “casetas” donde aseguran que se trafica de forma habitual
Los vecinos vigilan y fotografían desde sus casas las “casetas” donde aseguran que se trafica de forma habitual

Aunque el creciente tráfico de estupefacientes es un problema al que debe hacer frente toda la ciudad, no se reparte por igual en todos los barrios: hay unos pocos en los que la vigilancia de la Policía Nacional ha tenido que reforzarse, y el resultado ha sido un incremento de las pequeñas aprehensiones de droga. A la cabeza se encuentra la zona que engloba Monelos y O Castrillón, que descolla como el “narcobarrio” de la ciudad con 71 intervenciones de drogas en lo que va de año, desde enero hasta el mes de noviembre, además de cuatro confiscaciones de armas.  

En cuanto a la razón de por qué O Castrillón se ha convertido en un foco de narcotráfico, la Policía Nacional reconoce que esta zona posee una “idiosincrasia que lleva siendo continuada” en los últimos tiempos y los mandos policiales aseguran que “somos conocedores de la situación que general allí y en el plazo más breve vamos a actuar lo mejor posible”. En lo que es más que una probable alusión a las ruinas de unas viviendas unifamiliares construidas hacen diez años que se encuentran en la calle de Antonio Ríos, y que los vecinos llaman “las casetas”. Afirman los testigos que en cuestión de una hora contabilizan una media de diez personas entrando y saliendo, hombres con capucha que resultan sospechosos.  

Por otro lado, en la zona de Monelos también existe otro punto de narcotráfico, que lleva años asentado, muy cerca de un instituto y contra el que vecinos y comerciantes han reclamado actuaciones. 

Los otros dos barrios con más actividad policial contra el menudeo de drogas son Monte Alto y la Sagrada Familia. En el primer caso, las labores preventivas de los agentes de Seguridad Ciudadana dieron como fruto 54 actas de incautación de diversas cantidades de drogas (todas muy pequeñas, de unos gramos o dosis) y cuatro intervenciones de armas. En tercer lugar, pero muy alejada, se encuentra la Sagrada Familia, con 26 pequeñas incautaciones de drogas y cinco de armas, siempre en el período comprendido entre enero y noviembre de este año, según datos hechos públicos por la Jefatura Superior. 

Sucesos violentos 
Pero lo que diferencia a O Castrillón de los otros barrios no es solo que en él se haya intervenido más droga, sino que también ha sido el escenario de los actos más violentos que se sabe o se sospecha que se deben a ajustes de cuentas derivados del narcotráfico. El ocho de octubre apareció junto a un huerto de O Castrillón el cuerpo apuñalado de un hombre sudamericano de iniciales A.T.M. sin  que por el momento se haya detenido a un sospechoso. Tres días antes, en Eirís, un hombre de 40 años había sido apuñalado en un supuesto ajuste de cuentas. 

El sujeto, según fuentes policiales, habría recibido varias cuchilladas en el tórax. El incidente tuvo lugar alrededor de las once de la noche en el cruce de la calle de Fray Pedro Payo con Cabanas. La pelea habría comenzado en un bar para después finalizar de forma sangrienta en la calle.

Operaciones a gran escala 
No es de extrañar tampoco que estos tres barrios hayan sido los escenarios de operaciones antidroga a gran escala: el mayor de todos fue el de Monte Alto, en la calle de Orillamar, en la madrugada del 22 de junio, cuando se desarticuló el clan gitano que controlaba el narcotráfico en el barrio y se detuvo a 30 personas.

En octubre del año pasado, en O Castrillón, la Guardia Civil y la Policía Nacional desarticularon una banda de tres individuos y confiscaron cuatro kilos de cocaína y 400 gramos de metanfetamina, una droga de diseño.

Comentarios