jueves 22/10/20

El Black Friday se propaga a todo tipo de establecimientos como aliciente para el consumo

Cada año se suman más negocios alejados de la ropa, el textil y la electrónica, como mueblerías o centros de estética 

El Ideal Gallego-2018-11-20-013-2ce487ea
Algunos establecimientos de A Coruña anuncian las promociones desde hace semanas | pedro puig

El Black Friday es ya una realidad en A Coruña aunque todavía falten tres días para la fecha oficial. Muchos comercios ofrecen descuentos desde hace días y a medida que se implanta la costumbre de seguir esta agresiva campaña de bajada de precios negocios más variopintos se suman para intentar incentivar el consumo entre los vecinos. Si las primeras ofertas que se vieron en la ciudad hace unos años solo se hacían en textil, calzado y electrónica y electrodomésticos, este año también plantean rebajas los concesionarios, las mueblerías, los centros de estética y hasta páginas web de venta de entradas para espectáculos que se podrán ver en espacios del municipio. 

Las grandes cadenas, los centros comerciales en general y el pequeño comercio, en su mayoría, tomarán parte en el Black Friday de este año, aunque estos no serán los únicos. Si en ejercicios anteriores otro tipo de negocios incorporaron tímidamente estas promociones, este será sin duda el año en el que más compañías de todo tipo se atrevan a rebajar precios de productos y servicios para intentar activar un consumo muy retraído. 

Desvirtuando incluso la fecha concreta, hay concesionarios de la ciudad que llevan todo el mes con el Black Friday y tiendas de muebles que rebajaron hace dos semanas al hilo de esa celebración, que incluso ha alcanzado a una reconocida cadena sueca. También las peluquerías, los supermercados, los centros de manicura y hasta los de masaje y spa hacen promociones con referencias al negro. Los descuentos llegan al 20 o el 25%.

Con reticencias
Al pequeño comercio pocas opciones le quedan si no sigue el camino que le marcan. Desde colectivos como la Asociación Zona Comercial Obelisco y la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem) reconocen que tienen que sumarse para asegurarse de que venderán algo al tiempo que los grandes competidores, porque cada vez más la gente adelanta las compras de Navidad a este viernes. 

A modo de protesta por la difícil subsistencia en los barrios, Acocem intentará llamar la atención con un apagón masivo de los escaparates de los socios el sábado y el domingo.

Comentarios