sábado 16/1/21

El baúl de los recuerdos del Día “D” que guardaba Outes

Hace poco, Gemma Martínez Otero decidió realizar obras en su casa familiar en Outes y se planteó que hacer con el viejo baúl de su tío. “Mi tío el que falleció en la guerra, era como nos referíamos.

 El presidente de “The Royal Green Jackets”, Arenas, ejerció de guía durante la inauguración	pedro puig
El presidente de “The Royal Green Jackets”, Arenas, ejerció de guía durante la inauguración pedro puig

Hace poco, Gemma Martínez Otero decidió realizar obras en su casa familiar en Outes y se planteó que hacer con el viejo baúl de su tío. “Mi tío el que falleció en la guerra, era como nos referíamos a él”, recuerda. Y no en cualquier guerra: Manuel Otero piso la playa de Normandía en el famoso desembarco, como parte de las tropas americanas, aunque nunca la abandonó. Su cuerpo fue repatriado en 1948 con sus pertenencias, incluido el baúl. Ella lo usaba para guardar trastos, pero decidió llamar a la asociación histórico- cultural The Royal Green Jackets para preguntarles si les interesaría. “Pensé que le dieran el valor que tiene”. Y el entusiasmo de la respuesta le sorprendió.
“Resulta que estaban preparando un libro sobre gallegos en la Segunda Guerra Mundial, y no sabían nada sobre mi tío”. Los miembros de The Royal Green Jackets empezaron a investigar y descubrieron que Otero fue el único español que se sepa, participó en la famosa operación anfibia del 6 de junio de 1944 que anunció el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial.  Y como este año se cumple su 70 aniversario, la asociación que preside Manuel Arenas la han incluido en la exposición del museo Militar.  

tiro al plato
La muestra se abre al público hoy, 6 de junio, y muestra uniformes, armas, y una interesante colección fotográfica de 63 fotografías. Arenas llamó la atención sobre un plato del ejército alemán, que compró él mismo en la tienda de un anticuario en Normandía. Roto y sucio, a Arenas, le parece distinguir en su superficie los restos de la última comida de un soldado teutón, que lo dejó a un lado para coger el fusil y recibir a tiros a los enemigos que chapoteaban en la playa bajo el fuego de mortero.
Otros curiosos recuerdos, como un uniforme de los highlanders escoceses o una caja de provisiones que contenía salchichas. Arenas, que estuvo acompañado por el director del museo, Fernando Mariño, así como al general jefe de la Fuerza Logística Operativa (FLO), Francisco Javier Abajo. Pero, curiosamente, el baúl que destapó todo esto no se encuentra entre los fondos de la exposición. Permanecerá en la casa familiar, donde se le destinará un rincón especial en lo que pronto será un hotel rural.
Aun así, su sobrina no quiere exagerar su figura: “mi tío peleó en el bando republicano porque fue el que le tocó y que si luego se enroló en América fue porque era emigrante ilegal y quería la ciudadanía. Sobre todo, era una persona de su tiempo”. 

Comentarios