viernes 20.09.2019

El Ayuntamiento supera un primer pleno plácido y de buenas intenciones

El Gobierno local tuvo pocas críticas y escasos enfrentamientos directos con otras formaciones
Inés Rey, en el centro, llega al salón de plenos acompañada por el resto de miembros del Gobierno local | PATRICIA G. FRAGA
Inés Rey, en el centro, llega al salón de plenos acompañada por el resto de miembros del Gobierno local | PATRICIA G. FRAGA

El Gobierno local afrontó su primer pleno ordinario del mandato con una sesión en la que sacó adelante todos los asuntos planteados sin grandes críticas y un tono bastante calmado aunque con la excepción de que las cuestiones tratadas llegaban con acuerdo y no abordaban aspectos polémicos.

Esta situación supuso que el Ayuntamiento no tuviese que buscar aliados particulares para sacar adelante los asuntos debido a la unanimidad de criterio que hubo en torno a casi todos, a excepción de Ciudadanos que se abstuvo en alguno debido a que provenían del pasado mandato y a la negativa del PP a un modificado del IMCE. Fue una sesión que comenzó con 19 minutos de silencio por la víctimas de violencia machista y que duró más de nueve horas

Entre los puntos del día estaban la aprobación del reglamento de la Policía Local, aspectos urbanísticos relativos a la rehabilitación del mercado y un edificio del Cantón Pequeño y también un modificado de crédito del Instituto Municipal Coruña Espectáculos, todos ellos asuntos que a priori llegaban al pleno sin grandes polémicas y así se pudo ver en la sesión. La alcaldesa, Inés Rey, apenas tuvo que intervenir puntualmente para pedir a los ediles que se ciñesen a debatir los asuntos planteados y no aprovechasen el tiempo para derivar hacia otros y para recordar algunas normas formales de la sesión.

El primero de ellos era un punto que venía del pasado mandato y ya con el visto bueno de todos los grupos, por lo que apenas se discutió. Una de las novedades fue que Inés Rey, a pesar de ser la responsable de Seguridad Ciudadana, no fue la encargada de intervenir por parte del Gobierno local, sino que lo hizo el portavoz municipal, José Manuel Lage Tuñas, que tomó la palabra para abordar diversos temas.

Urbanismo

Los puntos relativos a aspectos urbanísticos del mercado de Monte Alto fueron los que más debate provocaron en el salón de plenos. Estos fueron aprovechados por las formaciones para señalar la importancia de acometer de manera definitiva la reforma de un espacio que conllevará mejoras tanto para la plaza de abastos como para la escuela infantil y que acumula años de retraso a pesar de que el proyecto ya está listo. Al Gobierno local se le pidió mayor agilidad en la gestión de esta actuación con respecto a lo que fue el pasado mandato para beneficiar a los negocios que desempeñan su actividad en este espacio y a los vecinos de la zona. Estos puntos sirvieron para adivinar que el urbanismo volverá a ser uno de los principales ámbitos en los que se dirimirá la batalla municipal y que amenazan con suponer algunos de los asuntos que mayores diferencias provocarán entre las formaciones.

El Ayuntamiento escapó de grandes reprimendas y apenas tuvo enfrentamientos directos, una situación que fue más evidente entre el PP y la Marea, que en diversos momentos intercambiaron críticas, aunque los populares también censuraron algunas decisiones municipales. Las cuestiones económicas supondrán otros de los caballos de batalla de los próximos cuatro años y el cambio en las cuentas del IMCE fue el aliciente para plantear otros aspectos económicos. Este modificativo era necesario porque en este ejercicio no se aprobó el presupuesto y las transferencias realizadas fueron inferiores a las de otros años, por lo que era imprescindible para afrontar algunos pagos. El PP optó por el voto en contra debido a la falta de información acerca del destino específico de los fondos transferidos.

La participación vecinal estrenó el curso con dos intervenciones. Inés Carrión y Anna Schmelz plantearon la necesidad de implantar una cultura más sostenible desde el Ayuntamiento y un vecino demandó la recuperación de la vidriera retirada del ayuntamiento; tras la respuesta del portavoz municipal se negó a dejar su escaño, por lo que tuvo que ser acompañado a la salida por la Policía local.

Comentarios