Martes 20.11.2018

El Ayuntamiento sigue sin poder invertir el remanente al incumplir el pago de facturas

Las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) que el Ayuntamiento puede llevar a cabo con fondos procedentes del remanente del presupuesto tendrán que esperar un poco más después de que de nuevo se incumpliese el período medio de pago a proveedores.
 

El cumplimiento del pago a proveedores es esencial para poder abordar las Inversiones Financieramente Sostenibles | pedro puig
El cumplimiento del pago a proveedores es esencial para poder abordar las Inversiones Financieramente Sostenibles | pedro puig

Las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) que el Ayuntamiento puede llevar a cabo con fondos procedentes del remanente del presupuesto tendrán que esperar un poco más después de que de nuevo se incumpliese el período medio de pago a proveedores.

El último dato, correspondiente al pasado mes de septiembre, refleja que el Gobierno local necesitó 33,61 días de media para hacer frente a los pagos de facturas a sus proveedores. El límite máximo establecido por el Ministerio de Hacienda es de 30 días y su cumplimiento es esencial para poder abordar estas inversiones.

El incumplimiento de septiembre es el sexto consecutivo este año, un período en el que se alcanzaron las cifras más altas en lo que va de mandato (el récord fue en junio con 57,27 días) y esto impide al Ayuntamiento negociar y aprobar estas inversiones.

Desde el Gobierno municipal tenían confianza en que en septiembre ya se pudiese estar por debajo de ese límite de treinta días, aunque finalmente se quedaron a las puertas de ello y tendrán que esperar a conocer el de octubre. 

En este caso parece bastante probable que el Gobierno municipal vuelva a la dinámica de los tres primeros meses del año, en los que estuvo por debajo del máximo permitido.

Justificación
Después vinieron seis meses en los que se superó el límite y desde el Gobierno municipal se justificó que los altos datos registrados se debieron a una serie de facturas, la mayor una del servicio de recogida de basuras de alrededor de 800.000 euros, y que en un primer momento el pleno no secundó su pago.

Este se consintió a comienzos del pasado mes de agosto, pero desde entonces tanto el dato de ese mes como ahora el recién conocido de septiembre fueron negativos a pesar de la aprobación del pago de estas facturas.

Ahora el Ayuntamiento tendrá que esperar previsiblemente hasta finales de este mes, ya que es cuando habitualmente se dan a conocer los registros del período medio de pago, para saber si podrá negociar dichas inversiones.

Al no contar con mayoría en el pleno, la Marea Atlántica está obligada a negociar estas inversiones, que se financiarán con el dinero del remanente del presupuesto del año pasado.

En este momento será cuando entrará en juego el Partido Socialista, que parece la única formación con la que el equipo de gobierno se aseguraría los votos suficientes en el salón de plenos y con la que se podría entender para llegar a un acuerdo a imagen de lo que sucedió en el pasado con modificados de crédito o el propio presupuesto. La formación socialista se encuentra inmersa de pleno en su proceso de primarias para elegir al candidato que representará al partido en las próximas elecciones municipales y cuando llegue el momento de las conversaciones también puede entrar en juego este factor, aunque desde la formación se entiende que se debe diferenciar los asuntos municipales de aquellos propios del partido.

La relación entre la Marea y el Partido Socialista ya no se encuentra en un momento de calma absoluta y en los últimos meses han sido más los choques que los entendimientos. 

Sin embargo, este asunto no debería provocar diferencias insalvables entre ambas formaciones ya que la naturaleza de estas inversiones obliga a que sean para mejorar diferentes aspectos desde un prisma sostenible. Centros educativos y cívicos, zonas verdes o alumbrado son algunos de los temas que podrían resultar entre los proyectos seleccionados.

Las cuentas
El alcalde, Xulio Ferreiro, reconoció recientemente que siempre hay conversaciones en torno a esta materia y al presupuesto, aunque destacó que en el orden de prioridad están primero las inversiones con el remanente del año pasado y posteriormente será el momento de abordar las cuentas de 2019.

Las negociaciones presupuestarias presentan en esta ocasión un matiz diferente al de años anteriores y que puede ser crucial: las elecciones municipales.

La cercanía de los comicios, en mayo del próximo año, supondrá un factor que tendrán muy presente el Gobierno local y el Partido Socialista, que de nuevo parece la formación con la que se entablarán estas conversaciones antes de final de año.

Comentarios