jueves 29/10/20

El Ayuntamiento cerca parte del poblado de A Pasaxe para evitar que se levanten nuevas chabolas

Las labores de demolición de la nave de La Toja, en el poblado de A Pasaxe entran en su recta final, según anunció el Ayuntamiento. Aunque la demolición de la estructura ruinosa correspondió a la empresa propietaria

Una alta alambrada separa el poblado de la zona en obras para evitar nuevas edificaciones  | patricia g. fraga
Una alta alambrada separa el poblado de la zona en obras para evitar nuevas edificaciones | patricia g. fraga

Las labores de demolición de la nave de La Toja, en el poblado de A Pasaxe entran en su recta final, según anunció el Ayuntamiento. Aunque la demolición de la estructura ruinosa correspondió a la empresa propietaria (la inmobiliaria Altramud), que la ejecutó la semana pasada, la Concejalía de Medio Ambiente se encarga paralelamente de limpiar la zona. Ya se han retirado un total de 2.000 toneladas de residuos de toda clase a los que habrá que sumar los escombros de la demolición, ya finalizada. Para evitar nuevos reasentamientos, el Gobierno local ha cercado la zona con una valla. Es más, los chabolistas aseguran que se ha contratado seguridad privada para custodiarla.


El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, .señaló que el Ayuntamiento se limita a realizar labores de control para evitar la aparición de nuevas chabolas dado que “o espazo non está acondicionado nin conta con condicións de habitabilidade”. Antes de que se derribara la ruina, fue necesario vaciar siete chabolas (una familia fue a Os Castros y otras dos a Eirís, mientras que otras se reubicaron dentro del poblado) cuyas paredes se habían apoyado contra las columnas de la precaria estructura.

Plan de Hábitat Digno
El propio alcalde, Xulio Ferreiro, visitó ayer la zona acompañado de las concejalas de Justicia Social, Silvia Cemán, y de Igualdad, Rocío Fraga, además del propio Varela, para comprobar los progresos que se han hecho. El plan de limpieza forma parte del trabajo que se realiza a través de Hábitat Digno, el plan municipal para erradicar el chabolismo que aceleró el incendio que tuvo lugar el mes pasado, y que arrasó con tres chabolas. Ya antes de que hubiera tenido lugar este incidente (ya a raíz de otro incendio aparecido, que tuvo lugar en septiembre), se habían retirado 1.700 toneladas de desperdicios (cinco de ellas, viejos neumáticos).

Pero aún quedan muchos residuos por retirar. Se espera que la próxima semana el Ayuntamiento acometa una nueva limpieza, ampliando la zona de recogida, esta vez instalando contenedores para la separación de basura. También se repartirán “ecocubos”. Como destacó Varela, la eliminación de estos vertederos incontrolados beneficia a la ría de O Burgo, puesto que cuando llueve parte de los desperdicios son arrastrados hasta la ría.

En cuanto al traslado de los restantes chabolistas (se estima en torno a 35 las familias que aún residen en el poblado), el Ayuntamiento todavía no ha hecho ningún anuncio. El plan Hábitat Digno incluye un trabajo social con los residentes de la zona, pero hasta ahora no hubo traslados, a pesar de que se había puesto en marcha el verano pasado. Los chabolistas denuncian que parte de la dificultad es la resistencia a alquileres.

Comentarios