viernes 27/11/20

Las autoescuelas se adaptan con “optimismo” a la nueva normalidad

Las clases prácticas cuentan con protocolos de seguridad como la desinfección integral de los vehículos
Rocío Loira, con un alumno en una práctica | patricia g. fraga
Rocío Loira, con un alumno en una práctica | patricia g. fraga

Las autoescuelas viven días de renovación y ajetreo para adaptarse a la nueva normalidad, una situación que afrontan con “optimismo y mucho trabajo” para adaptar sus coches e instalaciones a las medidas de seguridad requeridas por el Gobierno.

Juan Carlos Iglesias, director de Copaco, asegura que su local retomará las clases prácticas la próxima semana y que han aprovechado estos días para poner en marcha todos los protocolos de protección y limpieza.

“En las clases teóricas se reduce el aforo para favorecer la distancia entre los alumnos y tenemos botes de hidrogel para aplicarse en la entrada. En las prácticas ambos llevan mascarilla e higienizamos el coche entre clase y clase”, indica.

Acumulación 
Iglesias indica que, con el parón en la actividad, unos 30 o 40 estudiantes de su autoescuela quedaron sin poder hacer exámenes y “por un lado se acumuló la gente, pero también hay quien ya va a esperar a sacar el carnet en 2021”.

Rocío Loira, de Autoescuela Loira, se muestra positiva con la vuelta al trabajo. “La vuelta está siendo buena, se están respetando los protocolos y la gente está animada con retomar lo de sacar el carnet”, dice.

La cercanía del verano, época en la que los jóvenes aprovechan para realizar estos estudios, y el requerimiento de licencias como la de moto para algunas oposiciones han hecho que muchos no se lo piensen y la autoescuela sea uno de los primeros locales que pisan tras el confinamiento.

Ambas autoescuelas tuvieron que aplicar un ERTE a sus trabajadores pero sus propietarios confirman que se ha recuperado a toda la plantilla al reiniciarse la actividad. “Iba a ser una incorporación de plantilla gradual, pero hemos tenido tanta demanda que este lunes ya salieron todos del ERTE”, señala Loira.

Para Juan Carlos Iglesias, el futuro es “incierto”. “Es verdad que mucha gente que estaba sacándose el carnet quiere retomarlo, pero es probable que las condiciones económicas de las familias cambien y no todos puedan permitirse pagar este año la autoescuela. Además, puede que hay quien tenga miedo a un contagio y decida presentarse el año que viene”, comenta.

Los profesores cuadran agendas estos días para dar servicio a sus estudiantes tras un parón que se inició el 13 de marzo.

Comentarios