miércoles 21/10/20

Los atascos por las obras amenazan con colapsar la ronda de Outeiro

Las obras en la ronda de Outeiro prometían convertirse en un nuevo punto negro para la circulación y, ayer, esos temores se hicieron realidad cuando la circulación se congestionó y obligó a la Policía

Fue necesario que la Policía Local controlara la circulación de forma presencial | quintana
Fue necesario que la Policía Local controlara la circulación de forma presencial | quintana

Las obras en la ronda de Outeiro prometían convertirse en un nuevo punto negro para la circulación y, ayer, esos temores se hicieron realidad cuando la circulación se congestionó y obligó a la Policía Local a destacar agentes sobre el terreno para tratar de aliviar el embotellamiento causado por al eliminación de dos carriles en dirección bajada. Aunque los atascos empezaron a darse desde las once de la mañana, fue a partir de la una cuando se dejaron notar con más fuerza, a medida que todo el tráfico que bajaba en dirección a Alfonso Molina comenzaba a apelotonarse a la altura de la estación tren.
La situación mejoró a partir de las cinco de la tarde, pero en general, la circulación nunca fue muy fluida. Hay que tener en cuenta que los trabajos afectan uno de los principales nudos de comunicaciones de la ciudad, el cruce de la ronda de Outeiro con la avenida de Arteixo, que recibe una gran cantidad de tráfico proveniente de barrios muy poblados de la ciudad, como el Agra do Orzán, O Ventorrillo o la Sagrada Familia. Posteriormente, el corte se hará en sentido contrario..
Mientras tanto, los agentes de tráfico forzaban el sistema semafórico para tratar de aliviar la presión sobre el cruce.
Cerca de 830.000 euros
Los conductores más prudentes, o más apurados, harían bien en evitar esa arteria vital de la ciudad durante lo que queda de semana (se prevé que los trabajos finalicen el viernes).
Las obras de repavimentación de la ronda de Outeiro, entre las avenidas de Arteixo y del Ferrocarril, servirán para mejorar e igualar el estado de la calzada y de las condiciones para la circulación. Este es el último tramo que se volverá a pavimentar. Ya se realizaron entre la avenida de Finisterre y la de Arteixo y la del Ferrocarril hasta La Merced. Además de renovar el firme, se reparan los elementos de drenaje y se repinta la señalización, además de la cota de las tapas de los servicios En total, los trabajos de reforma ascienden a 830.000 euros.
El Ayuntamiento recalca que hacía mucho tiempo que era necesario reformar una de las vías más importantes de la ciudad, y de las más largas: se extiende a lo largo de 4,6 kilómetros: desde la rotonda que la une con la avenida del Ejército hasta la que se encuentra frente al monumento del Millennium. Ese recorrido permite comunicar los barrios de A Gaiteira, Os Castros, Eirís, Os Mallos, Sagrada Familia, O Ventorrillo, Agra do Orzán, Labañou y Los Rosales. Se trata de una vía que, a pesar de su anchura (con tres carriles en cada sentido) a menudo sufre embotellamientos debido al problema endémico que supone la doble fila. l

Comentarios