martes 20/10/20

La apertura del túnel de O Parrote podría demorarse otro mes más

A punto de terminar enero, el túnel de O Parrote sigue cerrado. El alcalde, Xulio Ferreiro, había apuntado hacía unas semanas que se podía abrir en una o dos,

La reapertura de la avenida de La Marina significa el fin de los atascos en superficie	javier alborés
La reapertura de la avenida de La Marina significa el fin de los atascos en superficie javier alborés

A punto de terminar enero, el túnel de O Parrote sigue cerrado. El alcalde, Xulio Ferreiro, había apuntado hacía unas semanas que se podía abrir en una o dos, pero se había cuidado mucho de poner la mano en el fuego fijando una fecha para su inauguración. La causa que se alega es de carácter técnico: el túnel permanece clausurado a la espera de que los técnicos municipales den ahora su visto bueno a algunos dispositivos, como los ventiladores. Dependiendo del número de pruebas que desde María Pita determinen que se hagan, la demora podría alargarse entre quince o 30 días más. 
Eso situaría la fecha de su apertura para finales del mes que viene o principios de marzo. Como siempre, se trata de un horizonte hipotético, porque el Ayuntamiento sigue sin marcharse ninguna fecha. Todo es revisado con lupa: la tubería de pluviales que no se ajusta a la reglamentación, los niveles de estanquidad para evitar filtraciones del agua de mar, las puertas antiincendios y, por supuesto, los extractores que expulsan el aire y el humo fuera del túnel en caso de que se declare un fuego en su interior. 

simulacro
Pero, además, hay que celebrar un simulacro, como el que tuvo lugar días antes de la apertura del túnel de La Marina, para comprobar que el plan de autoprotección diseñado por los servicios de emergencia funciona sin imprevistos. Solo entonces el Ayuntamiento recepcionará la obra, pasando de manos de la Autoridad Portuaria, a las municipales. 
En vano la Autoridad Portuaria presenta sus propios informes en los que señala que el túnel podría haberse abierto el día 4, y que cualquier reparación menor no habría afectado la circulación del tráfico subterráneo. El Ayuntamiento insiste en que no meterá prisa a sus técnicos y pone como ejemplo el túnel de La Marina, que se abrió poco antes de las elecciones y que todavía está siendo sometida a reparaciones, que obligan a cortar carriles. Como el de O Parrote es mucho más estrecho, con solo un carril en cada sentido, esta medida no sería posible. 
El Puerto, que mantiene con el Ayuntamiento un permanente desencuentro, recuerda que las tuberías de pluviales que el alcalde tacha de defectuosas resistieron perfectamente el aguacero de días pasados, que inundaron los aparcamientos subterráneos y el túnel de Juana de Vega. 
Pero en esta ocasión no se trata de subsanar defectos, sino de simplemente, de comprobaciones de seguridad pendientes de realizarse. No parece que en María Pita haya ningún tipo de prisa. Como señaló el alcalde en su día: “Lembro que a primeira que se puxo foi maio. Nós non estabamos daquela”.

Comentarios