Jueves 15.11.2018

Alsa adquiere Autos Cal Pita y Asicasa, empresas que conectan la ciudad y el área

La compañía internacional de transportes National Express, que está detrás de la marca Alsa desde 2005, acaba de comprar las dos principales empresas del Grupo Autos Cal Pita.

La compañía Alsa, que realiza algunos trayectos desde la estación de A Coruña, ha adquirido la empresa cullerdense | javier alborés/quintana
La compañía Alsa, que realiza algunos trayectos desde la estación de A Coruña, ha adquirido la empresa cullerdense | javier alborés/quintana

La compañía internacional de transportes National Express, que está detrás de la marca Alsa desde 2005, acaba de comprar las dos principales empresas del Grupo Autos Cal Pita. En concreto, la firma ha adquirido la propia Autos Cal Pita y Asicasa, dos de las marcas más reconocibles por los usuarios de autobús del área metropolitana coruñesa. La operación surge un año antes de que se terminen las concesiones administrativas para las actuales líneas de transporte de Galicia –cuyo futuro ya negocia la Consellería de Infraestruturas e Vivenda con los ayuntamientos– y está vinculada, de alguna forma, con una normativa europea que daría por extinguidas las concesiones por más de 30 años firmadas antes del año 2002. 
La empresa National Express, cuya enseña Alsa es muy conocida en el sector del transporte de viajeros, es ya propietaria de los negocios Autos Cal Pita y Asicasa con sede en el municipio de Culleredo. El grupo internacional prevé mantener los dos nombres en los que confían los vecinos del área metropolitana mientras dure el proceso de fusión de todas las compañías y será a posteriori cuando se aclare si las marcas seguirán funcionando como hasta ahora o si todos los vehículos se rotularán con una sola imagen común que bien podría ser Alsa. 
A pesar del cambio de manos no se prevé ninguna afección a los usuarios del transporte interurbano, pues el grupo Autos Cal Pita cubre trayectos entre la ciudad y los ayuntamientos de Carral, Culleredo, Oleiros y Sada o la conexión desde este último con Bergondo y Betanzos, entre otras localidades dentro de esos términos municipales.
El objetivo de Arriva 
Pero no solo Alsa se prepara para los cambios en el mapa de la movilidad gallega, sino que fuentes especializadas indican que también Arriva tiene la intención de negociar la compra de la Compañía de Tranvías antes de que se realice el nuevo concurso municipal. En caso de que esta última operación diese sus frutos, el transporte urbano e interurbano de la comarca coruñesa quedaría en manos de dos conglomerados británicos, que también gestionan rutas de ferrocarril. Sin ir más lejos lo que sí está confirmado es que Arriva ha solicitado permiso a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para poner en marcha una línea de tren internacional entre A Coruña y Oporto.
Al margen de ese otro proyecto, los movimientos en el mercado de las concesiones de autobuses parecen venir impulsados tanto por la próxima caducidad de las mismas como por la normativa de la Unión Europea que obligaba a dar por terminado con antelación el contrato de los autobuses urbanos entre el Ayuntamiento y la Compañía de Tranvías que en origen duraba hasta 2024 por cuestiones de “transparencia municipal”. 
A finales de 2016, el alcalde, Xulio Ferreiro, incidía en que el giro en la situación les permitía renegociar los términos de la adjudicación para los dos años por los que estaba previsto prorrogar la concesión. Pero el plazo se agotará en pocos meses.

Comentarios