martes 1/12/20

Alertan de que empieza la temporada de caza sin que se redujese el coto de Novo Mesoiro

La asociación animalista Libera denunció que, a pesar de que hoy comienza la temporada de caza mayor de especies como el jabalí, todavía no existe ningún documento oficial que acredite que la superficie del coto de caza

La reunión con Patrimonio Natural donde se acordó aumentar el margen de seguridad fue en marzo | patricia g. fraga
La reunión con Patrimonio Natural donde se acordó aumentar el margen de seguridad fue en marzo | patricia g. fraga

La asociación animalista Libera denunció que, a pesar de que hoy comienza la temporada de caza mayor de especies como el jabalí, todavía no existe ningún documento oficial que acredite que la superficie del coto de caza que rodea el barrio de Novo Mesoiro donde se puede disparar se haya reducido del 10% al 17%, como se acordó en una reunión con la directora xeral de Patrimonio Natural, Ana María Díaz López, el pasado marzo.
Los animalistas iniciaron el pasado mes de marzo una campaña de presión para demandar la supresión de este coto, el tecor San Fernando-Vicente, porque la zonas de seguridad se redujeron a la mitad en 2013, con la promulgación de la Ley de Caza, pasando de 200 a 100 metros. A pesar de que la Xunta anunció el 29 un supuesto acuerdo con los responsables del coto, Libera no ha localizado ningún documento oficial que avale la tesis del alejamiento de los lindes cinegéticos ni de la supuesta renuncia de los cazadores a la temporada de caza mayor, trasladando ese debate a una hipotética modificación de los terrenos en 2018.
El tecor San Fernando-Vicente ocupa una extensión de 92 hectáreas en una zona que hasta hace unos años era rural pero que ha visto un gran desarrollo urbanístico con la creación de Novo Mesoiro. Los defensores de los animales afirman que han recabado más de 8.000 rúbricas demandando la suspensión del coto por la cercanía de zonas de juego infantil o viviendas. Llegan a afirmar que los vecinos no pueden seguir empleando las zonas naturales para actividades saludables y de ocio por miedo y que “tienen que refugiarse en sus hogares durante varios meses al año”.
Además, afirman que no recibieron respuesta del delegado de la Xunta en la provincia, Ovidio Rodeiro, al que instaron a eliminar el coto, por lo que los animalistas lamentan “la falta de interés real, y las estratagemas para tratar de desactivar las quejas con reuniones improductivas”.

Comentarios