lunes 21/9/20

Alcoa anula el expediente de despido que afectaba a sus 400 trabajadores

Que se sepa, a ninguno de los 395 trabajadores de Alcoa le tocó la lotería, pero de cualquiera manera sintieron que la suerte no les había olvidado cuando supieron que la dirección

Los trabajadores protagonizaron varias movilizaciones durante todo el mes	patricia g. fraga
Los trabajadores protagonizaron varias movilizaciones durante todo el mes patricia g. fraga

Que se sepa, a ninguno de los 395 trabajadores de Alcoa le tocó la lotería, pero de cualquiera manera sintieron que la suerte no les había olvidado cuando supieron que la dirección de la fábrica anulaba el expediente de despido colectivos que pesaba sobre  ellos. La empresa consiguió todo la energía que necesitaba (y a costes competitivos) en la subasta extraordinaria que se celebró en Zaragoza ayer, de manera que, por lo menos durante el próximo año, la producción está asegurada.
“Se comprometen pero tiene que confirmarla la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)”, advierte el presidente del comité en A Coruña, Nazario Arias. Está previsto que la confirmación dure aún unos días, porque lo que tiene Alcoa es una notificación oficiosa.  De ocurrir algún imprevisto y no ratificarse,   “no hacemos nada”, señaló Arias.
De todos modos, ni siquiera él podía sustraerse al ambiente de optimismo que reinaba en la plantilla. “Era lo que nos hacía falta, el paso imprescindible”, confesó. Mañana votarán en la  asamblea la anulación de todas las movilizaciones que habían previsto desarrollar próximamente, como las concentraciones ante la factoría herculina. Los empleados llevaban un mes de continuas movilizaciones que han tenido un gran eco en la ciudad. Exigían una nueva subasta después del fracaso de la de noviembre, y corría el rumor de que en realidad, todo se trataba de una maniobra para cerrar la planta de aluminio, que la multinacional americana consideraba que podía prescindir de ella y de la de Avilés porque las consideraba obsoletas. Y  lo cierto es que Alcoa afirmó en un comunicado que  ambas factorías “continúan afrontando dificultades significativas debido a su estructura de costes”.
Es decir, que tanto A Coruña como Avilés están entre las fábricas de aluminio primario con mayores costes del grupo. Y desde la dirección advierten  “los ingresos que Alcoa obtendrá en 2015 por la venta de servicios de interrumpibilidad (que acepten detener la producción cuando el flujo de energía sea menor y haya que priorizarlo) serán menores de lo previsto, lo que hará que estas dos plantas sean más vulnerables a un cambio drástico en las condiciones de mercado, como el precio del aluminio o los tipos de cambio”.  

un respiro
Dado que la adjudicación de servicios de interrumpibilidad es solo para 2015, continúa, es necesario “seguir trabajando para conseguir un marco energético estable, a largo plazo, que garantice un precio de energía competitivo y, al mismo tiempo, reducir costes para asegurar la viabilidad de nuestras fábricas”. En todo caso, Arias ha indicado que esta situación “era lo que esperábamos porque nos da un año para buscar una solución”.
 Esta solución deberá ser compartida entre los trabajadores y la dirección, que pide que se trabaje “estrechamente” con los comités de empresa y otros agentes para mejorar la estructura de costes de estas fábricas. En este caso, el Gobierno, responsable del nuevo sistema de subastas.

Comentarios