lunes 3/8/20

Agosto finaliza sin que los socorristas hayan tenido que efectuar ningún rescate

Agosto acabó, como siempre, demasiado pronto, sobre todo para los que han podido disfrutarlo en las playas. El tiempo se comporto mejor que en julio y también hubo menos sobresaltos: el servicio de socorrismo no ha tenido que rescatar a una sola

Socorristas y bañistas compartieron un mes de agosto sin apenas incidencias | pedro puig
Socorristas y bañistas compartieron un mes de agosto sin apenas incidencias | pedro puig

Agosto acabó, como siempre, demasiado pronto, sobre todo para los que han podido disfrutarlo en las playas. El tiempo se comporto mejor que en julio y también hubo menos sobresaltos: el servicio de socorrismo no ha tenido que rescatar a una sola persona en todo el mes, un hecho insólito y que refleja una reducción de incidentes con respecto a julio, que ya fue un mes con muy escasos incidentes.
El único incidente digno de mención tuvo lugar el 10 de agosto en la playa de Oza. Dos mujeres jóvenes se habían quedado aisladas por la marea y fueron retiradas de las rocas en las que se encontraban por una moto náutica. El incidente tuvo lugar pasadas las tres de la tarde. Según informaron fuentes de los servicios de emergencia, dos jóvenes que se habían tumbado a tomar el sol en las rocas cercanas a la desembocadura del río Mero no advirtieron que la marea estaba subiendo y a las tres de la tarde descubrieron que se habían quedado aisladas y que no podían regresar a tierra. Fueron ellas las que usaron su teléfono móvil para alertar de lo que les ocurría, porque habían llevado consigo sus pertenencias, así que los servicios de rescate las trasladaron en moto acuática hasta la playa.
Un mal comienzo
El día uno del mes había tenido lugar otro incidente, durante una jornada de fuerte oleaje. Pasadas las cinco de la tarde, fue necesario rescatar a tres personas en el playa del Orzán en el lapso de media hora. Sin embargo, ninguna de estas actuaciones entrañó grave peligro porque se encontraban en la orilla y simplemente habían perdido pie por un golpe de mar. Quizá hubieran podido regresar a la orilla por sus propios medios pero, de todos modos, los socorristas les asistieron.
Es posible que septiembre sea aún más tranquilo que agosto, puesto que los pronósticos meteorológicos apuntan a que será más frío de lo normal, además del hecho de que la asistencia a los arenales desciende porque la mayor parte de los bañistas se incorpora a los trabajos o a los centros de enseñanza.
Baje o suba el mercurio del termómetro, los socorristas de la concesionaria del servicio Move todavía mantendrán su vigilancia en los arenales hasta el día 26, cuando la temporada de baño finalizará oficialmente. l

Comentarios