domingo 17.11.2019

Admiten a trámite una denuncia contra el Ayuntamiento por no retirar 30 símbolos franquistas

El juzgado contencioso-administrativo número 4 ha admitido a trámite el recurso interpuesto por la Comisión da Memoria Histórica por el incumplimiento por parte del Ayuntamiento.

La rueda de prensa se celebró en el Hotel Riazor	 susy suárez
La rueda de prensa se celebró en el Hotel Riazor susy suárez

El juzgado contencioso-administrativo número 4 ha admitido a trámite el recurso interpuesto por la Comisión da Memoria Histórica por el incumplimiento por parte del Ayuntamiento de la ley que obliga a eliminar la simbología franquista de la ciudad. Así lo anunciaron el abogado Pablo No y el presidente de al CRMH, Fernando Souto, en una rueda de prensa celebrada en el Hotel Riazor ayer. Según las cuentas del colectivo, son más de 30 los símbolos o nombres franquistas que no se han borrado del callejero de la ciudad, a pesar de sus reiteradas protestas. Algunas de las calles más importantes que lucen los nombres de personajes que participaron en la represión franquista  son general Sanjurjo, Gómez Zamalloa, División Azul o Juan Canalejo.
El pleno municipal del 7 de septiembre de 2009, durante la etapa de Javier Losada al frente del Ayuntamiento se aprobó la aplicación de la ley de la memoria histórica, aunque entonces el grupo popular de Carlos Negreira se abstuvo en la votación. La comisión recuerda que hasta el momento el único paso que ha dado el gobierno local ha sido retirar la estatua del fundador de la legión, Millán Astray. y que provocó varias manifestaciones de veteranos de ese cuerpo del Ejército. También se retiró un bajorrelieve en uno de los escaños del salón de plenos municipal que recordaba una visita del dictador en 1939.
Sin embargo, todavía quedan muchos rastros de la dictadura en la ciudad. Además de las 22 calles de la ciudad que hay que designar con un nuevo nombre, también es necesario eliminar placas franquistas con el yugo como las que hay en las llamadas viviendas de María Pita, en Labañou, o en las del grupo de viviendas de Palavea.
“É falta de vontade política. –denunciaron desde CRMH– Por qué lle puseron o nome de Vicente Ferrer a rúa de Luis Seoane? Poderían haberlle posto o seu nome a calquera de estas 22”. En el colectivo todavía recuerdan lo que Negreira dijo en su toma de posesión sobre llevar a cabo el cambio de nombres: “Eso no toca ahora”.

Comentarios