miércoles 16.10.2019

Absuelto el oficial encausado por la explosión en la fragata “Extremadura”

El Tribunal Militar Territorial Cuarto acaba de absolver al oficial llevado a juicio la semana pasada por su responsabilidad en la explosión que sufrió el 19 de diciembre de 2005 la fragata “Extremadura”, de la que él era jefe de máquinas y resultado de la cual fallecieron dos de sus tripulantes, el cabo primero Francisco Javier Pérez Castrillón y el marinero Erik Noval.
El oficial (centro) antes de entrar a juicio, acompañado de su abogado defensor	quintana
El oficial (centro) antes de entrar a juicio, acompañado de su abogado defensor quintana

El Tribunal Militar Territorial Cuarto acaba de absolver al oficial llevado a juicio la semana pasada por su responsabilidad en la explosión que sufrió el 19 de diciembre de 2005 la fragata “Extremadura”, de la que él era jefe de máquinas y resultado de la cual fallecieron dos de sus tripulantes, el cabo primero Francisco Javier Pérez Castrillón y el marinero Erik Noval.

La resolución deja abierta la vía administrativa para una indemnización

El presidente del tribunal adelantó ayer el fallo a la defensa del militar, ejercida por el letrado José Luis Gutiérrez Aranguren, y los representantes legales de las familias de las dos víctimas, que deberán esperar a septiembre para conocer el contenido completo y los fundamentos de la sentencia. En ella se exculpa al oficial de los delitos contra la eficacia del servicio por los que el fiscal jurídico militar y las acusaciones particulares reclamaban penas de entre uno y tres años de prisión, alegando que la explosión que se produjo en la sala de calderas de popa fue consecuencia de las órdenes que el acusado dio por teléfono al personal de guardia para atajar un problema de contaminación por cloro en el agua del sistema de calefacción.

responsable patrimonial

La absolución, contra la que todavía cabe recurso a la sala de lo militar del Tribunal Supremo, deja abierta, no obstante, la vía administrativa. Con ello, las familias todavía tienen opción de reclamar indemnizaciones al Gobierno central por responsabilidad patrimonial, una posibilidad que ya apuntó en el juicio, por vía de informe, el representante de la Abogacía del Estado.

A lo largo de la instrucción de la causa han sido varias las fuentes que han apuntado a que el reventón en el tubo de caída de la caldera pudo estar provocado por la falta de mantenimiento de la “Extremadura”, que tenía ya 30 años de navegación; incluso, en el año 2010, el Supremo reabrió la causa y estimó conveniente investigar las posibles responsabilidades de la Armada derivadas del incumplimiento de los planes de mantenimiento.

Por otra parte, y según apuntaban ayer las acusaciones, la absolución no impide que se imponga una sanción administrativa al jefe de máquinas, al que se podría incoar un expediente disciplinario por su actuación en las horas previas al accidente, en concreto, por no haber comunicado al comandante el problema en las calderas de la fragata. n

Comentarios