jueves 02.04.2020

El 092 descubre esnifando cocaína a clientes de un after a la una de la tarde

El establecimiento de la Travesía del Orzán ya había sido visitado por la Policía Local en las últimas semanas
El local se halla en Travesía del Orzán | patricia g. fraga
El local se halla en Travesía del Orzán | patricia g. fraga

La Policía Local volvió a actuar en el ambiente del ocio nocturno del Orzán, solo que esta vez ni siquiera era de noche: a la una de la tarde, los agentes municipales acudieron al número dos de Travesía del Orzán, a instancias de una llamada vecinal que se quejaba de las molestias que le producían unos ruidos. Cuando llegaron, descubrieron que en el local se estaba consumiendo cocaína.   

El local es uno de los afterhours que han sido objeto de redadas policiales en las últimas semanas, puesto que su horario intempestivo (se abren a las seis de la madrugada para acoger a los noctámbulos que quieren seguir con la diversión) los hace más problemáticos: el consumo de drogas es habitual, además del alcohol, lo que provoca que las riñas sean comunes, a veces con armas blancas de por medio. 

Primera evidencia 
Una vez llegaron al lugar varios coches patrulla, se encontraron con cuatro jóvenes a la puerta del local, aparentemente cerrado. Cachearon a los cuatro sin llegar a encontrar nada ilegal. Pero fue entonces cuando observaron cómo alguien arrojaba a la calle, por debajo de la verja de metal un paquete de plástico. Cuando examinaron su contenido, resultó ser cocaína, así que los policías decidieron entrar.  

Con la colaboración del responsable del local descubrieron que en el lugar desde donde se había lanzado la cocaína hacia el exterior se encontraba una mujer de 32 años. Allí se encontraron dos papelinas, de manera que se acabó redactando una acta de drogas por la posesión de las tres papelinas a la sospechosa. 

Durante su inspección llegaron al aseo para mujeres, donde sorprendieron a una pareja consumiendo cocaína: se trataba de un hombre de 44 años y una joven de 22, que estaban haciendo dos rayas del estupefaciente sobre la pantalla de un teléfono móvil.  Los policías realizaron un acta de consumo de drogas a los dos sospechosos antes de abandonar el local que así dio por terminada la jornada y echó el cierre.

Comentarios