lunes 21.10.2019

¿Te vas a divorciar? Conoce los diferentes tipos de divorcio

divorcio
divorcio

Un divorcio es una situación complicada. Si romper una relación ya es algo que puede dolernos de forma desmesurada, cuando además estamos casados y debemos hacer frente a cuestiones legales, todo se complica aún más.

Cuando nos divorciamos nuestra vida, tal y como la conocíamos se termina. A veces perdemos una casa, bienes materiales, y otras podemos distanciarnos de nuestros hijos. Sea como sea, se tratan de asuntos muy dolorosos, a los que se une la separación de la persona amada. Por eso es tan importante que el divorcio se realice de la mejor manera posible.

Los expertos en infodivorcios.com recomiendan ponerse en manos de un buen abogado, que no solo consiga realizar las cuestiones legales de la mejor manera posible, sino que entienda por lo que estás pasando y se convierta en un apoyo para confiarle absolutamente todo lo relativo al tema legal.

Una de las primeras cuestiones que tendrás que abordar cuando vayas a divorciarte, será la posibilidad de hacerlo por diferentes medios. Existen tres tipos fundamentales de divorcios. Algunos más económicos y rápidos, otros más costosos. En cualquier caso, tendrás que decidir cuál te conviene más, dada tu situación.

Divorcio ante notario

Desde hace algo más de un par de años, las parejas que quieran conseguir el divorcio podrán dejar atrás los juzgados y elegir el divorcio notarial. Se trata de un trámite que tiene muchas ventajas, destacando la agilidad por la que se puede conseguir, ya que podemos conseguir el divorcio en el mismo día. Además, si quieres conseguirlo en Agosto, mes en lo que los Juzgados están cerrados, también podrás por medio de este tipo de trámite.

Eso sí, el divorcio ante notario tiene una serie de requisitos que tendremos que cumplir. Si no lo hacemos, tendremos que acudir al poder judicial para que nos divorcie. Entre los requisitos fundamentales, debemos señalar que el divorcio debe ser de mutuo acuerdo. Además, en el matrimonio tampoco podrá haber hijos menores o discapacitados.

El divorcio se hará efectivo por medio de una escritura notarial. En la misma debe constar la declaración de voluntad de los dos cónyuges de que quieren formalizar su divorcio. También constará la escritura del Convenio Regulador. Aunque no haga falta poder judicial, sí que es recomendable que el Convenio lo redacte un abogado especializado. Además, tal letrado será necesario en la firma ante notario.

Divorcio express

Si no cumplimos los requisitos del divorcio ante notario, pero queremos separarnos de mutuo acuerdo, aún existe una forma cómoda y sencilla de hacerlo. Se trata del divorcio express. Es una de las opciones más económicas y menos embarazosas. Además, aunque no es tan ágil como el notarial, podremos conseguirlo de modo rápido.

Una de las circunstancias que pueden llevarnos al divorcio express es la presencia de hijos en la relación. Podemos estar de acuerdo en todos los campos, pero si tenemos hijos menores de edad, el trámite judicial no nos lo quita nadie. Por eso, tendremos que presentar un Convenio regulador, en el que consten las cuestiones básicas del acuerdo.

En dicho documento podremos encontrar cuestiones relativas a la custodia de los niños, el régimen de visitas o la pensión. Además, también constarán cuestiones como el reparto de bienes del matrimonio.

Eso sí, para el divorcio express también existen algunos requisitos que deberemos tener en cuenta, como que hayan pasado tres meses desde la fecha de la boda, que el último domicilio haya sido en territorio español y, por supuesto, que ambos cónyuges estén de acuerdo.

Se trata de un método efectivo que permite ahorrar costes, además de ahorrar tiempo. También es una forma mucho más cordial y menos dolorosa de enfrentarse a este tipo de situaciones.

Divorcio contencioso

Cuando no llegamos a un acuerdo en cuanto a los términos del divorcio, no nos quedará más remedio que acudir a juicio, en lo que se denomina el divorcio contencioso. Se trata de la forma más costosa y larga de terminar con el matrimonio, pero, en ocasiones, es necesaria.

Es importante señalar que, el desacuerdo puede provenir de una situación o de varias. Es decir, podemos no estar de acuerdo en el hecho de divorciarnos o en algún asunto relativo a la liquidación de los bienes, la custodia de los hijos, o varias de estas circunstancias.

Otra diferencia del divorcio contencioso de los de mutuo acuerdo, es que se puede solicitar solo por una parte. Es decir, aunque uno de los cónyuges no esté de acuerdo, la otra parte podrá solicitarlo.

Se tramita por medio de una demanda, donde deberán constar los aspectos en desacuerdo y relativos a la separación. Asuntos como la pensión, la cuantía de la misma, la custodia de los hijos o el régimen de visitas, suelen ser los más predispuestos a tener desacuerdos.

 

Comentarios