jueves 22/10/20

¿Qué necesitas para abrir un negocio?

Descubre algunos de los mejores consejos a tener en cuenta a la hora de montar una tienda física

 negocios
negocios

Sin duda alguna, la pandemia del coronavirus ha tenido un gran impacto en la mayoría de los sectores económicos, de modo que una gran cantidad de negocios se han visto obligados a reinventarse. En otros casos, las empresas han tenido que echar el cierre, ya que no eran capaces de hacer frente a la actual situación de crisis financiera. Ante este panorama, cabe preguntarse, si es una buena idea abrir un negocio físico.

Aunque a priori puede sonar raro, la realidad es que las crisis económicas son un gran momento para montar una empresa, puesto que la competencia se reduce de forma significativa. Por tanto, no resulta extraño que muchos emprendedores hayan pensado en la posibilidad de abrir una tienda física en el año 2020. Pero, ¿qué elementos son necesarios para montar un negocio en la actualidad?

A pesar de tener menos competidores en el mercado, las personas que quieren abrir una empresa deben seguir una hoja de ruta clásica, dentro de la cual destacan ciertos aspectos como la elaboración de un estudio de mercado, el diseño de una imagen de marca, el análisis de los posibles clientes potenciales o la creación de propuestas de productos y servicios.

Realizar un estudio de mercado

Probablemente, esta es una de las tareas más importantes a tener en cuenta, ya que antes de crear una imagen corporativa o de analizar las necesidades de los clientes, resulta fundamental elaborar un completo estudio de mercado. Gracias a este tipo de trabajo de campo, los emprendedores pueden obtener mucha más información sobre las oportunidades de negocio que hay disponibles.

Es decir, las personas interesadas en crear una tienda física pueden saber qué clase de productos son más demandados por los ciudadanos, al mismo tiempo que conocen las características concretas de los clientes potenciales -edad, género, intereses, nivel adquisitivo, profesión, etcétera-. De este modo, los futuros empresarios pueden definir de forma mucho más fácil al público objetivo.

Crear una imagen de marca

Una vez que se realiza el estudio de mercado, los emprendedores deben centrarse en el diseño de la imagen de marca. Una tarea bastante compleja, ya que este concepto corporativo debe transmitir ideas y sensaciones a los clientes. Cuando el logotipo está totalmente definido, llega el momento establecer una estrategia de marketing, a través de la cual hay que extender la imagen de marca al exterior.

En este sentido, lo más recomendable es lograr una buena imagen de empresa, por lo que es necesario contar con rótulos luminosos y llamativos que llamen la atención de los clientes potenciales. Una inversión que se rentabiliza desde el primer momento, puesto que los viandantes se detendrán ante la fachada del negocio al ver la rotulación personalizada. Por ello, la imagen es un factor importantísimo que nunca hay que descuidar.

Detectar las necesidades de los clientes

Contratar los servicios de una empresa de rotulación es algo crucial, sin embargo, los futuros empresarios que quieren montar un negocio, también tienen que analizar las principales necesidades de los clientes. Para conseguir los mejores resultados, lo más adecuado es realizar entrevistas informales a pie de calle -aunque últimamente, se han puesto muy de moda las entrevistas telefónicas y los cuestionarios online-.

Este tipo de entrevistas deben formular preguntas muy simples y concretas, mediante las cuales hay que detectar las necesidades de los clientes potenciales. Por ejemplo, en algunos cuestionarios se pregunta por el nivel de satisfacción de los clientes con respecto a un determinado producto, o por los inconvenientes que existen a la hora de obtener un servicio en concreto.

Diseñar nuevas propuestas de productos

Como ya se ha comentado anteriormente, las épocas de crisis económica se pueden convertir en el momento perfecto para triunfar con negocios físicos, ya que el nivel de competencia es mucho más bajo. A pesar de esta ventaja, los emprendedores no deben conformarse con la venta de productos o servicios comunes, sino que tienen que intentar innovar en el mercado.

Estar al tanto de las últimas tendencias resulta básico, puesto que es la única manera de llegar a un mayor número de clientes. Nunca hay que encasillarse en un producto o servicio, porque lo más probable es que con el paso del tiempo, haya que enfrentarse a una gran cantidad de competidores. Por ello, las personas que deciden montar una tienda física deben diseñar nuevas propuestas de productos.

Comentarios