Un vecino de Cambre se enfrenta a una multa de 750 euros por no recoger los excrementos del perro

Una persona pasea a un perro, en una imagen de archivo/AEC

La Policía Local de Cambre interceptó a un vecino que paseaba a su perro por el paseo marítimo y que no recogió las deposiciones del animal de la vía pública. Tras el cambio de la ordenanza municipal, este comportamiento podría acarrear una sanción de hasta 750 euros.


La denuncia interpuesta está en manos de los servicios jurídicos del ayuntamiento, que tramitará el expediente correspondiente, tal y como ha señalado el Ayuntamiento.


Los agentes municipales centran sus esfuerzos en garantizar el cumplimiento de la nueva ordenanza reguladora de limpieza viaria y ornato público, aprobada en junio de 2020. Su objetivo principal es erradicar este tipo de conductas y crear espacios de convivencia entre los animales y la ciudadanía.


Botella con agua

Desde su puesta en vigor, los propietarios de animales domésticos están obligados a portar una botella con agua o un desinfectante homologado para disolver micciones de los perros en la vía pública.
A mayores, tienen que llevar consigo una bolsa para recoger los excrementos de los canes.


El incumplimiento de estas normas está tipificado como una infracción leve, pudiendo conllevar una sanción de hasta 750 euros.


Desde el gobierno local señalan que se trata de un comportamiento incívico que acarrea "un problema sanitario, higiénico y estético". Para informar a los vecinos de este cambio de normativa, el Ayuntamiento ha puesto en marcha la campaña de concienciación Pegada. 

Un vecino de Cambre se enfrenta a una multa de 750 euros por no recoger los excrementos del perro

Te puede interesar