Una medalla que se vende barata

|

Pues la verdad es que a Pablo Iglesias lo que le faltaba en su currículum era la Gran Cruz de Carlos III. Es de suponer que el exlíder podemita no la querrá, ya que si siempre ha insistido en algo es en su espíritu republicanista. Sin embargo, Sánchez ha decidido que es merecedor de semejante reconocimiento como exministro que es. Él y otros como Maxim Huerta, que la recibirá después de haber ocupado el cargo durante cuatro días. La verdad es que seguro que más de uno de los reconocidos con el galardón renuncia a él al enterarse de los méritos hechos por algunos de los que los acompañarán en la distinción. FOTO: pablo iglesias | aec

Una medalla que se vende barata