Hecha la ley, ¿hecha la trampa?

Estantes vacíos | EFE

Hasta ahora, cuando un supermercado ponía el típico cartel en el que se limitaba el número de piezas de determinado producto que se podía comprar estaba cometiendo una ilegalidad. Y era hasta ahora porque desde ayer, el Gobierno, con la excusa de evitar el acaparamiento, acaba de autorizar este tipo de prácticas. La cuestión es que lo que de entrada puede parecer una buena idea deja, en el fondo, abre la puerta a que sean los establecimientos los que especulen con los productos para poder forzar un incremento de los precios. Al menos es lo que denuncian algunas asociaciones de consumidores.

Hecha la ley, ¿hecha la trampa?

Te puede interesar