Un gesto que duró muy poquito

El etarra, sonriente | EP
|

El colectivo de presos etarras lanzó hace apenas unas semanas un comunicado en el que anunciaba el final de los ongi etorri, esos homenajes en los que asesinos eran recibidos como auténticos héroes en sus pueblos cuando salían de la cárcel tras cumplir condena por sus asesinatos. De gesto histórico fue calificado este comunicado por la progritud patria que ayer pudo ver cómo los socios del Gobierno de Bildu recibían con aplausos a Mikel “Antza” antes de declarar por el asesinato de Gregorio Ordóñez. Parece que la sensibilidad le ha durado muy poco a los amigos de los asesinos.

Un gesto que duró muy poquito