Cuando uno se deja llevar por la ilusión

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome | EFE

Nada más lejos de nuestra intención sugerir que el alcalde de Ourense tiende a la exageración en lo que a anuncios sobre programas de fiestas y eventos varios se refiere, pero hay que reconocer que se distingue un patrón: Jácome presume de la futura presencia de tal deportista o cual artista y, poco después, denuncia con profunda indignación que este o aquel ha decidido incumplir la promesa o el contrato. Y hasta amenaza con acciones legales, porque de su ciudad nadie se ríe. Lo que pasa es que luego ese contrato no aparece, firmado, al menos, y a lo mejor esa actuación que se daba por segura no pasaba de posibilidad remota. Vamos, que a los ourensanos tampoco les ha pillado muy de sorpresa que Loquillo al final no forme parte del cartel de las fiestas. Eso sí, todavía no han perdido la esperanza de que el año que viene les haga una visita Jennifer López. Lo mismo las negociaciones en las que Jácome ha dicho que está inmerso llegan a buen puerto. Cosas más raras se han visto.

Cuando uno se deja llevar por la ilusión

Te puede interesar