domingo 22.09.2019

Un “punto quente” desde la perspectiva arqueológica

Ángel Concheiro, el arqueólogo que dirigió los sondeos del Campo da Feira de Cambre a fin de valorar los restos de las canalizaciones localizadas al iniciar la reforma de la plaza donde se ubica el consistorio, avanzó que el análisis realizado ha confirmado que se trata de canalizaciones de un sistema hidráulico o de saneamiento del XIX, modificadas en el XX.
Concheiro, con la edil Rocío Vila, expuso sus conclusiones en Cambre
Concheiro, con la edil Rocío Vila, expuso sus conclusiones en Cambre

Ángel Concheiro, el arqueólogo que dirigió los sondeos del Campo da Feira de Cambre a fin de valorar los restos de las canalizaciones localizadas al iniciar la reforma de la plaza donde se ubica el consistorio, avanzó que el análisis realizado ha confirmado que se trata de canalizaciones de un sistema hidráulico o de saneamiento del XIX, modificadas en el XX.

Los controles se ejecutaron siguiendo las pautas marcadas por la Dirección Xeral de Patrimonio para evaluar la importancia arqueológica del hallazgo y, en este caso, proteger el entramado de mampostería y cantería en uno de los lados del Campo da Feira de Cambre.

La canalización localizada en el Campo da Feira es un sistema hidráulico del siglo XIX

Concheiro reconoció que la plaza “está situada nun dos puntos máis quentes, desde a perspectiva arqueolóxica, de toda Galicia”, en tanto se ubica entre tres puntos de “enorme valor patrimonial”: el Castro y Vila Romana de Cambre, y la iglesia de Santa María, el único elemento que se conserva de lo que fue un monasterio medieval, declarado BIC.

Todos estos condicionantes forzaron una primera campaña de catas, que arrojó un resultado negativo pero puso de manifiesto que el recinto había sido reformado y removido “constantemente” en distintas épocas históricas, hasta el siglo XX.

En una segunda excavación, al comienzo de las obras de reforma, empezaron a florecer restos a cotas bastante altas que Tito Concheiro y Patrimonio de la Xunta consideraron con el suficiente valor para definirlas, “georreferenciarlas” y conservarlas en el Campo da Feira.

Una vez documentadas, se cubrieron con una tela “geotextil” y arena, como elemento diferenciador, y tierra.

Comentarios